EU analiza avances y vulnerabilidades de Panamá frente al lavado de dinero

EU analiza avances y vulnerabilidades de Panamá frente al lavado de dinero
Panamá ingresó en la lista gris del Grupo de Acción Financiera en junio de 2019 por deficiencias en la lucha contra el lavado. Archivo

Un informe elaborado por el Departamento de Estado de Estados Unidos (EU) y enviado al Congreso norteamericano da cuenta de los avances, las deficiencias y las vulnerabilidades de Panamá frente al blanqueo de capitales.

El Departamento de Estado, equivalente a la Cancillería, recuerda que la ubicación geográfica, la economía dolarizada, el estatus como hub logístico, comercial y financiero son algunos de los atractivos para los lavadores de dinero.

"Investigaciones internacionales de alto perfil sobre lavado de dinero, originadas en Panamá o en otros lugares, han intensificado el escrutinio de la capacidad y vulnerabilidades para afrontar la actividad financiera ilícita", recoge el informe, fechado el pasado 2 de marzo.

La oficina estadounidense reconoce que Panamá ha acordado afrontar las deficiencias en blanqueo de capitales y financiación de terrorismo, fortaleciendo su entendimiento sobre los riesgos nacionales y sectoriales de este flagelo, reforzando la regulación y supervisión sobre las actividades no financieras, aplicando sanciones apropiadas, asegurando el acceso a información sobre el beneficiario final de las sociedades y mejorando las investigaciones de delitos de evasión fiscal y lavado de dinero internacionales.

También recuerda que la Ley 70 de 2019 penaliza la defraudación fiscal y la considera delito precedente de blanqueo de capitales. No obstante, señala que el límite de $300,000 a partir del cual la evasión se considera defraudación y, por lo tanto, se convierte en delito penal, “puede limitar la efectividad de las investigaciones sobre lavado vinculado a menores cantidades de impuestos evadidos”.

El lavado de activos es tratar de dar apariencia de legalidad a dinero obtenido ilegalmente. El dinero que se lava en Panamá procede principalmente de acto ilegales cometidos en el exterior, incluyendo tráfico de drogas, delitos fiscales y tráfico de bienes y personas. Y se hace a través de contrabando de dinero en efectivo, del comercio en puertos y aeropuertos, empresas fantasma, bienes raíces, construcción, casinos, monedas virtuales y las zonas de libre comercio.

En concreto, se refiere a que la Zona Libre de Colón sigue siendo vulnerable a actividades financieras y comerciales ilícitas debido a una débil aplicación de normas aduaneras y a la limitada supervisión de las transacciones.

El reporte considera, además, que estructuras legales creadas y registradas en Panamá, como sociedades, fundaciones privadas y fideicomisos son de alto riesgo para la actividad de blanqueo y recuerda que todavía prevalece el uso de directores nominales.

Entre las deficiencias del sistema se destaca la falta de capacidad para identificar envíos de dinero en efectivo, la inexperiencia en investigaciones y procesos judiciales de lavado de dinero no ligado a tráfico de drogas, una inconsistente aplicación de las leyes, un sistema judicial con limitados recursos y la corrupción. Todos estos factores dificultan los esfuerzos para combatir el lavado de activos, señala el reporte.

Sobre el sistema judicial, advierte de que a las entidades les cuesta ser efectivas bajo el sistema penal acusatorio, y la falta de coordinación ha derivado en pocas investigaciones, procesamientos y condenas, especialmente en casos no vinculados a drogas. “Panamá necesita proporcionar capacitación adicional en materia de investigación financiera y dar prioridad a las investigaciones financieras más allá de los casos relacionados con el tráfico de drogas”, recoge el informe.

En cuanto al engranaje institucional, el Departamento de Estado menciona la creación de la Superintendencia de Sujetos No Financieros y recuerda que la Unidad de Análisis Financiero reporta a la Presidencia, lo que la deja “vulnerable a influencia política y dependiente de apoyo de la Presidencia".

Edición Impresa