CRéDITOS BANCARIOS

$5,865 millones suma el saldo de hipotecas con interés preferencial

$5,865 millones suma el saldo de hipotecas con interés preferencial
La sobreoferta de apartamentos en la ciudad capital podría atenuarse con la aplicación de intereses má

El 2020 se convertiría en un año de fuerte empuje para el crédito hipotecario y para la industria de la construcción, enfocada en unidades residenciales con precios hasta los $180 mil.

Las viviendas con interés preferencial han venido liderando los crecimientos en las estadísticas de crédito, y la aprobación de la ley que amplía el rango del subsidio estatal para el pago de las tasas hipotecarias representaría oxígeno para el sector inmobiliario. Así lo ha calculado el gobierno central y la Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP).

En los últimos cinco años, el saldo del crédito para viviendas de interés preferencial creció 54%.

En agosto de 2015, el saldo de las hipotecas con interés preferencial ascendía $3,791 millones, y para  agosto de 2019 el monto era de $5,865 millones.

Las viviendas a las que se les aplicó el interés preferencial son el segmento que ha impulsado el desempeño de la cartera hipotecaria en 2019.

Para el mes de agosto este componente, que presentó un saldo de $5,865 millones, tuvo un crecimiento con respecto al año anterior de $851 millones, lo que es igual a 17% interanual.

$5,865 millones suma el saldo de hipotecas con interés preferencial
La sobreoferta de apartamentos en la ciudad capital podría atenuarse con la aplicación de intereses má

Por otro lado, el segmento no preferencial mostró un crecimiento de 1.1% al compararse con el mismo mes de 2018.

De acuerdo con el último reporte de la SBP, los préstamos del sector residencial tienen un saldo de $15,524 millones, un 6.6% de crecimiento interanual al mes de agosto de 2019.

La modificación de la ley de los intereses preferenciales, aprobada desde septiembre pasado, mantiene el tramo existente exonerado hasta $40 mil en la que el Estado asume totalmente los intereses.

Hay un segundo tramo que se divide en dos. A las viviendas con un precio por arriba de $40 mil y hasta $80 mil, aplicará una tasa preferencial de un 4%, y las que oscilen entre $80 y $120 mil tendrán una tasa de 3%.

Por otro lado, se adicionan los rangos de $120 a $150 mil, con una tasa de 2%; y de $150  mil a $180 mil, con un interés preferencial de 1.5%.

Al otorgarse una hipoteca con interés preferencial, el banco deja de cobrar al cliente parte de los intereses. Esta porción de la tasa es subsidiada por el Estado  y ello le genera un crédito fiscal a los bancos, que el Gobierno le debe reconocer a través de una reducción en el impuesto sobre la renta a pagar.

"La creación de los nuevos tramos representa una oportunidad crucial para impulsar la economía, en especial en el sector construcción que representa un 30% del producto interno bruto, pero que en el 2018 cayó a 24.6%, lo que debilitó los financiamientos para la adquisición de vivienda", se ha manifestado desde la Presidencia de la República. 

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL