Producción acumuló caída de 17.75% hasta noviembre de 2020

Producción acumuló caída de 17.75% hasta noviembre de 2020
Construcción, hoteles y restaurantes y comercios, están entre las actividades con resultados negativos, según el Inec. Archivo

El Índice Mensual de Actividad Económica (Imae), un indicador de la producción de los sectores de la economía, acumuló una caída de 17.75% en el periodo enero-noviembre al compararse con su similar del ejercicio anterior, según el Instituto Nacional de Estadística y Censo (Inec).

Solo en noviembre el indicador cayó un 14.08%. Se trata de la caída más moderada desde que empezó la crisis del coronavirus. En mayo, por ejemplo, en plena cuarentena y cierre de muchas actividades, la producción había caído 31.28%. A medida que avanzó el año, debido a mayores niveles de apertura, las caídas mensuales se fueron moderando, pero siguieron siendo de una magnitud que no se había visto en décadas.

El reporte del Inec señala que el índice “se contrajo considerablemente debido a los efectos de la emergencia sanitaria por la pandemia de Covid-19”, y destaca que entre las categorías económicas afectadas están hoteles y restaurantes, construcción, comercios e industrias manufactureras. Estas son algunas de las actividades que emplean a más trabajadores en el país y su débil desempeño se tradujo en un aumento del desempleo, que ascendió de un 7.1% en 2019 a un 18.5% en 2020.

Aunque con menor incidencia, también se vieron afectadas actividades como transporte, almacenamiento y comunicaciones, intermediación financiera, actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler, y electricidad y agua.

Por su parte, el Inec señala que tuvieron “buen comportamiento” actividades como explotación de minas, por la exportación de minerales de cobre y sus concentrados, la pesca, las telecomunicaciones, la generación de electricidad renovable, el movimiento de contenedores TEU del sistema portuario nacional, la producción de leche y sus derivados, la cría de ganado porcino, el cultivo del tomate, así como los servicios de salud privados.


Edición Impresa