MEDIO AMBIENTE

Cerro Punta es agua, carbono y oxígeno

Cerro Punta es agua, carbono y oxígeno
La frontera agrícola afecta las zonas de amortiguamiento del Parque Internacional La Amistad.

Cerro Punta, a pesar de ser una zona productora de agua, es un importante sitio para la fijación de carbono y oxígeno, además sirve de hogar a una amplia biodiversidad que incentiva el turismo, pero la deforestación, que ha terminado con 3 mil 600 hectáreas de bosque maduro y de sucesión temprana, avanza y preocupa la afectación que representa para el Parque Internacional La Amistad y el Parque Nacional Volcán Barú.

“En la región se han convertido zonas de bosques a tierras de uso agrícola, fundamentalmente se ha perdido el bosque maduro”, sostiene Bernardo Aguilar, director de la Fundación Neotrópica.

La geografía presenta relieves complejos con presencia de montañas, cerros y colinas bajas, en donde la vegetación ha sido altamente intervenida desde hace 70 años y se observa claramente el predominio de terrenos desnudos, desprovistos de flora y utilizados para la agricultura intensiva que acompañados de las características fisiográficas e hidrológicas le convierten en una marcada susceptibilidad a la erosión.

Para Félix Wing, secretario general del Ministerio de Ambiente, de no verse el cambio de uso de suelo adecuadamente, sobre todo en áreas donde su uso es intensivo, pueden existir problemas a mediano y largo plazo.

Datos de ese ministerio indican que más del 50% de la superficie de Cerro Punta se encuentra afectada por la erosión hídrica con pérdidas de suelo de hasta 2,000 Ton/km/año.

Para hacerle frente, el Ministerio de Ambiente impulsa la Alianza por el Millón de Hectáreas y la campaña “Panamá: suelos sanos, alimentos soberanos”, a fin de promover las mejoras en las prácticas agrícolas en el marco de la Convención de las Naciones Unidas contra la Desertificación y la Sequía.

En Cerro Punta se registra una precipitación promedio de 2.048 mm/año y produce el 80% de la producción agrícola del país, lo cual es importantísimo para la economía del recién creado distrito de Tierras Altas, pero la práctica tradicional de siembra en surcos a favor de la pendiente es ineficaz, puesto que acelera la erosión hídrica de los suelos cerropunteños.

Edición Impresa