PAOLO GUERRERO

Busca probar su inocencia

El capitán de la selección de fútbol de Perú, Paolo Guerrero, aseguró que es inocente y que luchará por limpiar su nombre luego de que la FIFA redujera su sanción por dopaje a seis meses, lo que le permitirá jugar la Copa del Mundo del próximo año.

Guerrero, de 33 años, quien juega para el Flamengo de Brasil, había sido suspendido por la FIFA el 8 de diciembre por un año después de dar positivo por un derivado de la cocaína después del empate 0-0 entre su selección y Argentina en octubre por las eliminatorias sudamericanas al Mundial de Rusia. El organismo rector del fútbol mundial redujo el miércoles la sanción a seis meses, pero Guerrero aún no está contento. “Obviamente no me siento aliviado. Es importante para mí seguir peleando para demostrar mi inocencia, dijo a Reuters el jueves en Río de Janeiro.

Edición Impresa