Gesto del alemán Klose le devuelve la alegría al fútbol

Su equipo, Lazio, perdió 3-0 ante el Napoli, pero el alemán Miroslav Klose igual se ganó el corazón de los aficionados al fútbol de toda Italia.

+info

Gesto del alemán Klose le devuelve la alegría al fútbol

El delantero internacional alemán, de 34 años, solicitó al árbitro que anulase el gol que acababa de conseguir, y que se dio por válido, por haberlo anotado con ayuda de la mano. Y lo más notable de este gesto no fue que se tratase del 3-1, sino que hubiera significado el 1-0 para Lazio en el tercer minuto de juego.

“El balón me saltó en la mano”, dijo ayer Klose en la página de internet de la federación alemana de fútbol. “Para mí es la cosa mas normal del mundo decírselo después al árbitro”, sorprendió el delantero, 124 veces internacional.

“Por ello se merece un premio”, lo elogió el capitán del Napoli, Paolo Cannavaro. Al igual que casi todos los demás jugadores del Napoli, corrió hacia el alemán para abrazarlo en señal de respeto y agradecimiento.

“Bravo”, opinó también el entrenador del Napoli Walter Mazzari.

Incluso el presidente de la FIFA, Joseph Blatter, tuvo palabras de elogio. “Bravo Miro Klose por ese gesto”, envió vía Twitter. “Ello demuestra que se puede ser un gran jugador y al mismo tiempo un gran deportista”, opinó el dirigente suizo.

En una Serie A sacudida por manipulación de resultados y escándalos de apuestas, Klose es un ejemplo de deportividad. “Bravo Klose, qué gesto más hermoso”, tituló ayer La Gazzetta dello Sport.

Klose es una anomalía en un fútbol enfermo, agregó el periódico. El más importante diario deportivo de Italia recordó asimismo que Klose en una ocasión en la Bundesliga corrigió en su contra una decisión arbitral. El 30 de abril de 2005, Klose, entonces en el Werder Bremen, se negó a aceptar un penal contra el Arminia Bielefeld. En aquel entonces el Bremen ganó por 3-0 y Klose fue galardonado posteriormente con el premio de la deportividad por su comportamiento.

Esta vez su equipo cayó por 3-0 ante el Napoli.

Edición Impresa