Johan Cruyff, el gran tulipán de oro

El llamado tulipán de oro, así se le conocía al que es para muchos el mejor jugador de la historia del fútbol holandés.

Su nombre, Johan Cruyff, cuyo éxito a nivel de selecciones comenzó desde que vistió por primera vez la camiseta naranja, en 1966, en un partido contra Hungría, donde qué mejor debut que marcar el empate en el último minuto, comenzaba ahí una carrera más que laureada para un verdadero genio del fútbol.

Y es que Cruyff lo demostró y de qué forma en el mundial de 1974, el único donde el gran capitán pudo participar.

El llamado flaco fue vital en esa primera ronda ganando dos encuentros y empatando uno.

Luego en la segunda ronda Johan marcó tres goles en tres partidos en la ahora llamada Naranja Mecánica y que luego iba a ser considerado como uno de los equipos más grandes en la historia del fútbol.

Pese a lo demostrado, Holanda no saldría campeón del torneo aunque Cruyff sería el jugador más valioso de ese mundial.

Una carrera más que interesante tuvo esta gran figura que ya a los diez años era escogido por el Ajax de Amsterdam donde ganaría todo tipo de competencias.

Después pasaría a formar parte del Barcelona donde se convirtió en otro catalán más y llevo al onceno azulgrana a otro nivel futbolístico, primero como jugador y luego como técnico, siendo reconocido por formar el llamado dream team y ser parte principal del desarrollo de las categorías menores de la entidad culé.

Y es que cada mundial nos da nuevas estrellas de este deporte tan espectacular y consolida a figuras en el marco de la historia de las copas del mundo y sin duda Johan Cruyff es una de ellas, un hombre que con elegancia en las canchas condujo a su selección a quedar inmortalizada en las copas del mundo y con sus goles demostró su categoría como uno de los mejores futbolistas en la historia de los mundiales.

Edición Impresa