CLÁSICO MUNDIAL DE BÉISBOL

Puerto Rico y su causa en el Clásico

Puerto Rico y su causa en el Clásico
Los llamados Rubios de Puerto Rico celebran en el estadio de los Dodgers su clasificación por segunda ocasión consecutiva a la final del Clásico Mundial.

Los Rubios de Puerto Rico ya están en la final del Clásico Mundial de Béisbol tras una victoria épica contra Holanda en semifinales el lunes, y ahora van por el campeonato para completar la causa por la que se tiñeron el pelo: “unir al país en estos momentos de crisis”.

En un partido que se jugó todo el tiempo sobre una montaña rusa de emociones, la novena de Puerto Rico se clasificó por segunda edición consecutiva al Mundial de Béisbol al derrotar a Holanda 4 por 3 en 11 entradas.

“Estábamos conscientes de que todo Puerto Rico está detrás de nosotros, así que salimos a ganar ese juego a como fuera, para darle esa alegría a la gente boricua”, declaró Ángel Pagán en los vestidores del equipo.

La idea de teñirse el pelo de amarillo fue calando de a poco entre los jugadores del equipo de Puerto Rico, hasta que la adoptaron como una causa para unir al país en momentos de crisis.

“Hicimos una iniciativa para unir a la gente de Puerto Rico. Queríamos causar una unión nacional, no pensábamos que iba a ser así de grande pero hemos unido al país detrás de nosotros”, aportó Carlos Correa, uno de los héroes del triunfo boricua en el partido que terminó al filo de la madrugada del martes.

Un jonrón de Correa empató el partido 2-2 en el primer inning, y en el cierre del undécimo anotó la carrera del triunfo desde tercera con elevado de sacrificio de Eddie Rosario, que dejó al campo a los holandeses.

“Desde que firmé profesional siempre mi objetivo ha sido poder representar a Puerto Rico y este clásico me dio la oportunidad”, aseveró Correa.

La fiebre de los rubios se extendió no solo en el equipo, sino por toda la isla, y miles de puertorriqueños hoy usan el cabello pintado, sobre todo jóvenes, lo que ha dado lugar a que muchas escuelas de la isla los sancionaran por esa moda.

“No creo que sea justo. Ellos solo nos están apoyando. Están siguiendo una causa”, dijo Edwin Díaz, el lanzador ganador del partido, en función de relevista.

Correa se unió al pensamiento de sus compañeros, y también valoró lo que representa el equipo para el país.

“Puerto Rico está pasando momentos difíciles actualmente y nosotros hemos sido capaces de unir al país a través del deporte. Darle una alegría al país”, acotó la joven estrella de los Astros de Houston.

Edwin Rodríguez, mánager del equipo puertorriqueño, valoró la entrega de sus muchachos, disciplina y seriedad con que han asumido este torneo, sobre todo de los jugadores jóvenes, los que hace cuatro años veían a Puerto Rico en el Clásico desde la sala de sus hogares o en las academias de béisbol.

“Esta noche se han graduado”, afirmó Rodríguez. “Esta noche ellos merecen todo lo que puedan conseguir con su esfuerzo, porque han manejado muy bien los fundamentos del béisbol”, manifestó el dirigente boricua.

Comparando a este equipo de 2017 con el que también dirigió en 2014, Edwin Rodríguez aseveró que “la diferencia es que este tiene más profundidad en la banca, tiene más talentos jóvenes, cualquiera de ellos capaz de responder”.

Al hablar sobre su próximo rival, Japón o Estados Unidos, dijo que “ambos tienen una alineación poderosa, un picheo fuerte, sobre todo en sus relevistas, y pueden ganar el juego de muchas formas”.

No ocultó que prefería jugar la final ante Estados Unidos, al que ya venció en la segunda ronda en San Diego, que ante Japón.

“Japón siempre es capaz de jugar bien este torneo porque viene muy bien preparado, y juega muy bien los fundamentos del béisbol”, añadió.

“Ellos nunca pierden un juego por sí mismos. Realmente siempre tienes que ganarles. Para eso nos preparamos”, subrayó el dirigente boricua.

Edición Impresa