BRASIL 1-1 SUIZA

Suiza le aguó la fiesta al seleccionado brasileño

Suiza le aguó la fiesta al seleccionado brasileño
Suiza le aguó la fiesta al seleccionado brasileño

Brasil empató 1-1 ante Suiza ayer en su debut en el Mundial de Rusia y reavivó los miedos de hace cuatro años, dejándose igualar por los europeos en un partido donde todavía se vio a un Neymar a medio gas.

Philippe Coutinho abrió el marcador a los 20 minutos con un golazo desde fuera del área, pero los suizos igualarían a los 50 con un cabezazo de Steven Zuber que pone a la aplaudida canarinha de Tite de nuevo frente a sus traumas.

Llevaba Brasil cuatro años esperando por esta noche. mil 441 días que parecían toda una vida para esta Seleçao que conoció el infierno en casa, y aún tuvo que caer más bajo antes de despertar de la peor pesadilla de su historia. Entonces llegó Tite, lo cambió todo y la canarinha comenzó a recuperar el crédito. Pero las deudas y las heridas solo podrán sanar en Rusia. Todos lo saben en este equipo, al que se le volvió a encoger el estómago cuando los brasileños que llenaban el estadio cantaron de nuevo el himno a capella.

Demasiados recuerdos que se tradujeron en unos primeros minutos acartonados de la canarinha, en los que Blerim Dzemaili se dio el gusto de firmar el primer disparo del partido. La Seleçao necesitaba tiempo para bajar las pulsaciones y los suizos se sabían muy bien la lección. Pero poco a poco, Brasil fue encendiendo los motores por la izquierda, con Coutinho a los mandos, Marcelo a la aventura y un solícito Neymar, de vuelta a la alta competición tras más de tres meses de purgatorio por su lesión en el pie.

Con este resultado, Serbia, que en el primer partido del día venció a Costa Rica por 1-0 lidera en solitario el grupo E con tres puntos, seguida de Suiza y Brasil con uno cada uno, mientras que la selección tica cierra las posiciones sin unidades. El próximo partido la canarinha será el día 22 frente a Costa Rica en San Petersburgo, antes de cerrar la fase de grupos el 27 contra Serbia en Moscú.

Edición Impresa