MUNDIAL DE ATLETISMO

Suramérica, en final femenino de salto triple

Suramérica, en final femenino de salto triple
Suramérica, en final femenino de salto triple

El triple salto femenino tendrá su gran duelo suramericano.

La venezolana Yulimar Rojas, defensora del título, y la colombiana Caterine Ibargüen, que compite tras su intervención quirúrgica en agosto de una fascitis plantar, cumplieron ayer y sellaron su billete a la final de mañana en la categoría de triple salto del Mundial de Doha.

Las dos suramericanas superaron la distancia mínima clasificatoria para la final de 14,30 metros. Rojas alcanzó 14,31 metros e Ibargüen llegó a 14,32, ambas en su segundo intento tras el cual ya no continuaron saltando al tener el objetivo en el bolsillo.

Ibargüen fue la segunda mejor de toda la ronda de calificación, en la que el objetivo para las favoritas era simplemente asegurar el pase, y Rojas la cuarta.

La mayor distancia del jueves la logró la jamaicana Shanieka Ricketts (14,42 metros), la mujer que privó a la estrella venezolana del título en la Liga de Diamante esta temporada.

Todas las miradas estaban puestas especialmente en Ibargüen, la vigente campeona olímpica y dos veces campeona mundial (2013, 2015), que desde la operación de agosto solo había competido en una ocasión, en salto largo en Bruselas en septiembre con un discreto octavo lugar que disparó las alarmas sobre su estado de forma.

Se especuló con una posible ausencia en este Mundial, pero la saltadora antioqueña de 35 años acudió puntual a la cita.

“Psicológicamente estoy al 100%, creo que mejor psicológicamente que físicamente, pero cuando salgo a la pista lo hago a guerrear y a dar lo mejor”, declaró Ibargüen a AFP al término de la prueba.

Edición Impresa