FúTBOL

El día que clasificamos

El día que clasificamos
El Rommel Fernández volvió a llenarse en el último partido de Panamá en la eliminatoria de la Concacaf. La fiesta comenzó con

A falta de dos minutos para el final, Luis Matador Tejada le da un pase de cabeza a Román Torres, que remató de pierna derecha y le dio a Panamá el triunfo y la clasificación al Mundial de Rusia 2018. Los aficionados en el Rommel Fernández estallaron en júbilo, Panamá clasificaba por primera vez en su historia tras 11 intentos en eliminatoria.

En las calles se escuchaban pitos y sirenas de los conductores, que de alguna manera querían demostrar su alegría, pese a no estar en el coloso de Juan Díaz.

La calle 50, bastión de luchas políticas y deportivas, se volvió a poblar rápidamente en un festejo que terminó hasta la madrugada del miércoles.

Todavía hay resaca de la buena. Ese día, en el Rommel Fernández, periodistas y fanáticos lloraron de la alegría. El recuerdo durará por siempre, como dice Edgar Bárcenas, un volante que solo tiene un año con el equipo. “Es mi regalo adelantado”, agregó.

Sin embargo, ese fue y será el regalo para los cuatro millones de panameños que esperaban por ese triunfo.

Blas Pérez aseguró que el compromiso contra Costa Rica no había sido el más difícil, sino el más hermoso.

Pérez, referente del seleccionado panameño, destacó que este era el resultado al esfuerzo de muchos jugadores que lo antecedieron.

Por su parte, Luis Matador Tejada mencionó que la clasificación era también para aquellos hombres que ya no están, como el caso de Amilcar Henríquez, pero dieron su granito de anera.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL