TIRO A GOL

Los efectos de un cambio generacional

Panamá acaba de hacer dos dignas presentaciones en torneos premundiales de la Concacaf con la Sub -20 y la selección mayor femenina, gracias a un trabajo de meses que desarrollaron los entrenadores Jorge Dely Valdés y Víctor Suárez, respectivamente.

Hoy a Gary Stempel le estamos pidiendo resultados con el equipo mayor, que no los ha tenido, cuando apenas lleva dos meses con el equipo, y escasos días con todo el grupo previo a cada uno de los cinco amistosos.

Jorge Dely Valdés recordó hace días que se tocó la cabeza después de la primera práctica que tuvo con la Sub-20, reconoció que tuvo dudas de que se clasificara al Mundial, pero con el trabajo de varios meses fue puliendo a estos chicos hasta conseguir la hazaña de terminar invictos en el premundial regional, clasificar a l Mundial y a los Panamericanos de Lima 2019.

La historia de Suárez es especial, pues en la Fepafut todavía prevalece el machismo y las mujeres siempre han estado relegadas. Sin embargo, con su actuación se ganaron el aprecio de toda la afición, cuando antes nadie las conocía ni daba un real por ellas. Pero todo eso se consiguió con un trabajo de todos los días durante varios meses.

El caso de Stempel es diferente, pues su rol es de interino. Él, asumo, quiso comenzar a cimentar lo que será un nuevo proceso con jugadores noveles y con aquellos que no vieron muchos minutos en el proceso anterior, más algunos experimentados. En tres de los cinco amistosos que dirigió apostó por un cambio, menos en los dos partidos de la gira por Asia, que estuvo condicionada a que en la nómina tenía que haber 15 jugadores que hubieran estado en en Mundial de Rusia.

Pues bien, en los últimos años y hasta antes de que Stempel asumiera como interino, en Panamá se hablaba de un relevo generacional, que resulta sencillo decirlo, pero que hoy hemos visto lo difícil que es estamparlo en una cancha.

No me cabe duda de que Stempel pensó más en este cambio que en los resultados, aunque como cualquier técnico jugó para ganar, pero el riesgo estaba latente. Si fuera por resultados, pienso que se hubiera echado mano de los más experimentados, pero conociendo al míster desde que comenzó a dirigir en Panamá a mitad de los años 90, siempre ha apostado por los jóvenes y de más está decir que el cambio del fútbol panameño en las juveniles tiene un antes y un después con Stempel.

Como interino Stempel está aportando con el primer empujón para ese cambio generacional. Que no se haya ganado en este 2018, eso es un arrastre que se trae. Lo de ahora es consecuencia de un cambio que no se hace de la noche a la mañana, ni por el hecho de venir de una Copa de Mundo. Aparte de que el martes, en los goles de Ecuador, fallaron los más experimentados.

Bolillo Gómez no tuvo ese problema porque echó mano casi que de toda la base que había dejado Julio Dely Valdés, pero Gary está tratando de hacer un cambio que hoy está en su etapa de embrión.

El autor es Periodista

Edición Impresa