PATINAJE

El clamor de Ailín Solís

El clamor de Ailín Solís
Los entrenamientos los realiza en casa. Roberto Cisneros

Sarideth Ailín Solís sorprendió a Panamá cuando se propuso competir en Europa y tuvo un resultado destacado. De esto ha pasado un año y la realidad del patinaje no ha cambiado mucho.

La patinadora, de 23 años de edad, es oriunda de la comarca de Guna Yala; su mamá es de Usdubbu y su papá, de Ogobsuggun.

En septiembre de 2019, Sarideth llevó orgullosamente la bandera de Panamá a dos competencias internacionales: el Macif París Rollers Marathon, en Francia, una carrera de 21km, el 22; y el BMW Berlín Marathon, en Alemania, de 42 km, el 28.

El patinaje fue noticia en Panamá y a su regreso comenzó a impulsarlo, antes de que llegara la pandemia del nuevo coronavirus y se tuviera que ordenar una cuarentena para evitar la rápida propagación de la enfermedad.

El clamor de Ailín Solís
El turno de la bicicleta es para fortalecer las piernas. Roberto Cisneros

Ha pasado casi un año desde que sorprendió a Panamá, ¿qué ha hecho desde ese momento?

Cuando regresé de Europa tenía muchas ganas de que el patinaje de velocidad creciera en Panamá, así que con varios amigos (Luis Carlos de @Prorollerpty y Carlos Macre de @rollerpty) planeamos realizar varias competencias de patinaje para incentivar este deporte en Panamá. Justo antes de que cerraran todo por la pandemia se desarrolló una carrera de patinaje, eso fue el 8 de marzo, participaron niños y adultos, en total fueron alrededor de 30 personas y esto nos hizo muy feliz porque hay mucho talento en este deporte en Panamá.

Esta carrera fue con nuestros propios recursos ya que a este deporte, por ser diferente, no lo apoyan como es debido.

En un momento determinado estuvo en el estrellato y, hoy, prácticamente en el anonimato, ¿cómo se siente con esto?

Realmente lo que sucedió el año pasado no era algo que me esperaba, ya que estaba enfocada en entrenar y ahorrar para cumplir el gran sueño de representar a Panamá. Me siento bien, ya que el pueblo panameño pudo conocer que existía el patinaje de carreras. Actualmente mi enfoque es que este deporte crezca en Panamá, entrenar y algún día cumplir con mi sueño de realizar un evento así de grande como la BMW de Berlín.

Antes de viajar contó que se estaba pagando sus viajes y que no había recibido apoyo, ¿ha cambiado ese panorama?

No, no ha cambiado, el patinaje de carreras no es un deporte apoyado en Panamá y es lamentable ya que hay buenos deportistas, aparte de mí, a los que les gustaría representar a Panamá en el exterior. No existe pista de patinaje, no existe apoyo por parte del gobierno y empresa privada, ́lamentablemente en Panamá no hay lugar para entrenar este tipo de deporte como lo es el patinaje de carreras. El año pasado tuve la oportunidad de ir a Pandeportes pero es demasiado deficiente con el apoyo a los deportistas.

Una patinadora guna, ¿cómo surgió esa pasión por este deporte?

Crecí en la ciudad de Panamá y practiqué varios deportes, pero el patinaje fue lo que al instante me atrapó, es mágico; mientras fui creciendo incursioné más a esta rama del patinaje y en la actualidad es mi pasión.

¿Cómo se podría describir? ¿Y a qué se dedica?

Me considero una chica perseverante y luchadora, aparte de entrenar, trabajo en el área de mercadeo en una empresa de equipo de protección personal.

Con la llegada de la Covid-19 todos los deportes y atletas se han reinventado, ¿cómo ha sido el caso del patinaje?

En mi caso quise promover este deporte de patinaje de carreras con un amigo que se llama Eddy Lorenzo, realizamos entrenamientos de patinaje tres veces a la semana a través de zoom, lo que queremos hacer es promover este deporte y realizar un club cuando la pandemia termine. Aparte de eso, he estado entrenando dentro de casa técnicas de patinaje y cardio seis veces a la semana.

A los atletas del patinaje se les ha entregado protocolos a seguir para su seguridad.

Como a todos los deportistas nos exigen mascarillas. Las veces que he patinado en la calle la utilizo por seguridad.

¿Cuánto le cuesta vestirse de Panamá?

Entre licra de patinaje, lentes, guantes, casco, patines, ruedas y accesorios de patinaje me cuesta mil 400 dólares. Preparación: bicicleta spinning, slide (para practicar técnicas de patinaje) y pesas, otros 570 dólares; preparación física con entrenador y alimentación 4 mil 800 dólares, en total sería aproximadamente 6 mil 770 dólares. Estuve, estoy y estaré  orgullosa de vestirme de Panamá sin importar el costo, ya que todos los sacrificios que he realizado son por el amor al deporte y todo lo que he logrado ha sido por mis propios medios y eso me hace sentir más orgullosa de mí. He aprendido que debemos luchar por nuestros sueños y vencer los obstáculos que se nos presentan.

El panorama deportivo de 2020 parece complicado, ¿en qué competencias tenía previsto participar?

Deseaba ir a la maratón de 42km en Portugal y regresar a la maratón de Berlín. Me hacía mucha ilusión ir con mis patines de velocidad e implementos, no era algo que tenía planeado este año ya que todo dependía de mis ahorros pero si estaba dentro de mis planes a futuro regresar a la revancha.


Edición Impresa