GRANDES LIGAS

Un encuentro para el libro de historia

Un encuentro para el libro de historia
Un encuentro para el libro de historia

Fundidos pero extasiados, los Dodgers se marcharon a casa para dormir. Los Medias Rojas se fueron lamentándose por el juego que se les escapó de las manos. Un juego de locura e interminable. La cuenta fue de 23 jugadores por cada equipo, incluyendo 9 lanzadores. Dieciocho innings.

Siete horas y 20 minutos de duración, para superar por 1 hora y 39 minutos el récord previo. Walker Buehler hizo el primer lanzamiento abriendo la noche. Max Muncy disparó su jonrón ante el picheo número 561, en la madrugada.

El vuelacercas de Muncy abrió la parte baja del 18vo inning y coronó el juego más largo en la historia del Clásico de Octubre.

Los Ángeles venció en la madrugada del sábado por 3-2 a Boston para acercarse a 2-1 en la serie al mejor de siete.

“Levantas la vista y ves 18vo inning y es como Dios mío. No nos rendimos”, dijo Muncy.

“Tuvimos algunas situaciones en las que pudimos haberlos rematado y no lo hicimos. Y al final pagamos el precio”.


Alex Cora, director de los Medias Rojas de Boston.

Mientras los Dodgers abrazaban a Muncy en el plato, los Medias Rojas lamentaban haber dejado ir el triunfo. En la 13ra entrada, Boston estuvo muy cerca de asestar un golpe casi definitivo y ponerse 3-0 en la serie.

Pero el tiro muy desviado del segunda base Ian Kinsler en un rodado con dos outs del cubano Yasiel Puig propició el empate de Los Ángeles en un encuentro que se prolongó durante 7 horas y 20 minutos. “Fue solo una mala noche”, dijo el mánager de los Medias Rojas, Alex Cora.

“Fue un juego increíble”, dijo Puig. “Estoy algo cansado. Pero estamos listos para volver ”. El cubano procedió a mirar su reloj y se corrigió: “Dentro de unas horas”, señaló. Recordando el decisivo cuadrangular de Kirk Gibson en el primer juego de la Serie Mundial de 1988, Muncy estuvo a punto de cerrar el juego en la parte baja de la 15ta entrada.

El exigente duelo tuvo un poco de todo, incluyendo 18 lanzadores y 27 jugadores de campo. Nunca antes un partido de la Serie Mundial había superado los 14 innings. “Era una victoria obligatoria para nosotros. Nuestros chicos perseveraron”, apuntó el mánager de los Dodgers Dave Roberts. Los Medias Rojas igualaron la pizarra a 1-1 en el octavo gracias a un jonrón de Jackie Bradley Jr. y tomaron la delantera en el 13er. episodio.

Edición Impresa