fútbol

¿Hacia dónde va el Barça’, el título se le complica

¿Hacia dónde va el Barça’, el título se le complica
A los 33 años, el capitán Lionel Messi sigue siendo la superestrella del Barça.AFP

¿Está ya la temporada en serio riesgo? Con el título en la Liga española cada vez más complicado, un Antoine Griezmann que no cumple las expectativas y muchas dudas alrededor del técnico Quique Setién, el FC Barcelona afronta la recta final con un clima muy revuelto.

El empate 2-2 del martes en el Camp Nou ante el Atlético de Madrid supuso la tercera igualada del equipo azulgrana en cuatro partidos ligueros, lo que le ha hecho ceder los mandos de la clasificación al Real Madrid, que el jueves recibe al Getafe con la posibilidad de ampliar su ventaja hasta los cuatro puntos.

Pero más allá de los resultados decepcionantes, la preocupación es especialmente fuerte por la sensación de que el Barcelona puede ser una olla a punto de explotar, con más preguntas que certezas.

Después de rumores sobre el vestuario que agitaron al club el pasado fin de semana y una reunión con la dirección, las decisiones tácticas del entrenador Quique Setién parecen muy discutidas.

El campeón mundial francés Antoine Griezmann, fichaje estrella al principio del curso por los 120 millones de euros (135 millones de dólares) pagados al Atlético de Madrid, apenas entró en juego en el minuto 90 en el duelo del martes ante su exequipo. Un suplente de lujo, tras un curso muy irregular.

“No le pediré disculpas pero entiendo que pueda sentirse mal. Yo también por él, porque es un gran profesional y una gran persona”, declaró Setién tras el partido del martes, mostrándose convencido de que el jugador galo comprenderá su suplencia.

Varias decisiones tácticas discutibles dejan a Setién (61 años) sobre un polvorín, cuando el técnico cántabro había sido llamado en enero precisamente para tratar de calmar las aguas en el club, tras la etapa de Ernesto Valverde, cesado cuando era líder de LaLiga por el supuesto mal juego del equipo.

A los 33 años, el capitán Lionel Messi sigue siendo la superestrella del Barça, pero en ocasiones no basta.

El martes firmó su gol número 700 en su carrera profesional, de penal. Sin embargo, la Pulga ha perdido un poco de ritmo en los últimos días y no es suficiente su aportación para esconder las carencias del juego azulgrana.

Edición Impresa