AUTOMOVILISMO

La polución se roba los reflectores para el Gran Premio de Singapur

Charles Leclerc.

Tras dos carreras sometido a Ferrari, que han servido a Charles Leclerc para convertirse en toda una estrella, Mercedes espera reencontrarse con el triunfo en el Gran Premio de Singapur este domingo, si la polución ligada a los incendios en los bosques de la vecina Indonesia lo permite.

Por primera vez desde hace más de tres años en la ciudad, la calidad del aire fue considerada “nefasta para la salud” por la Agencia nacional del medioambiente.

Pero el programa del fin de semana no se ha visto afectado de momento y los organizadores de la 15ª prueba (de 21) de la temporada de F1 aseguran tener previstas “medidas alternativas” para limitar el impacto de la contaminación. Los espectadores podrán comprar máscaras de protección y habrá asistencia médica a disposición del público. Si ya en condiciones normales el desafío físico es inmenso para los pilotos que deben luchar con el calor y la humedad, el aire contaminado incrementará aún más la dificultad este año.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL