ABIERTO DE TENIS DE AUSTRALIA

No hay ruta fácil

No hay ruta fácil
No hay ruta fácil

Sin Serena Williams en el Abierto de Australia, sin duda hay más oportunidades de que una jugadora obtenga su primer título de Grand Slam, como lo consiguieron Sloane Stephens o Jelena Ostapenko el año pasado.

Pero no se puede describir al primer Grand Slam del año como un torneo “más abierto” de lo normal.

“Siempre que me hacen esa pregunta, siempre viene como una manera muy amable y casi negativa, en lugar de reconocer la cantidad de grandes jugadoras que hay”, dijo durante su conferencia de prensa Johanna Konta, quien el año pasado alcanzó las semifinales en Wimbledon.

“Realmente creo que en los últimos años se ha fortalecido el cuadro en el tenis femenil”, añadió. “No hay un camino fácil hacia los cuartos de final o las semifinales. No existe tal cosa”.

Stephens está de acuerdo en que el cuadro en el Abierto de Australia es sumamente complicado, incluso sin Serena Williams, la campeona defensora. De hecho, casi cualquier jugadora podría levantar el trofeo en Melbourne Park en un par de semanas.

El primer puesto del ranking tuvo siete cambios en 2017 y cinco jugadoras distintas ocuparon la primera plaza, tres de ellas por primera ocasión. Una de ellas, Simona Halep, busca finalmente dar ese paso y obtener su primer título de Grand Slam después de alcanzar dos finales previas.

Stephens salió de la nada para ganar el U.S. Open el año pasado, después de una prolongada ausencia por una lesión en el pie izquierdo. Ostapenko se ha disparado por los rankings después de su sorpresivo triunfo en el Abierto de Francia del año pasado.

Venus Williams sigue siendo una amenaza a los 37 años de edad, y la campeona del Abierto de Australia de 2016, Angelique Kerber, comenzó bien la temporada después de un año irregular, al ganar el sábado el torneo de Sydney.

Garbiñe Muguruza es la campeona defensora de Wimbledon, aunque su salud ha generado dudas al inicio de la temporada.

Caroline Wozniacki tuvo un año de resurrección en 2017 y podría retomar el primer lugar del ranking por primera vez en seis años con una buena actuación en Melbourne.

Simona Halep es la primera cabeza de serie del cuadro femenino y es una de las seis mujeres que podrían hacerse con el número uno de la tabla cuando termine el torneo.

Edición Impresa