FúTBOL FEMENINO

‘El sueño era por las niñas que vienen creciendo’

‘El sueño era por las niñas que vienen creciendo’
‘El sueño era por las niñas que vienen creciendo’

Esta vez la historia no tuvo un final feliz para la selección femenina de Panamá.

El sueño de clasificar por primera vez a una Copa Mundial no pudo ser.

Las chicas panameñas lo dieron todo, pero al final no fue suficiente y Argentina terminó celebrando en el estadio Rommel Fernández el último boleto al Mundial de Francia 2019 al ganar la serie de repechaje por 5 a 1 en el marcador global.

Panamá, con muy poco, terminó acariciando mucho, y eso se lo hicieron saber los cerca de 7 mil aficionados que se pararon a aplaudir a las integrantes del elenco femenino, en un emotivo desenlace una vez el árbitro central había pitado el final en el Rommel.

Nadie, ni el mismo técnico Víctor Suárez, imaginó encontrarse en tan poco tiempo a un paso de clasificar a un Mundial, y así lo reconoció al final del partido en rueda de prensa.

“La verdad es que nosotros mismos estamos sorprendidos con lo que hemos logrado”, destacó Suárez.

“Este apenas es el primer año de un proceso de cuatro años”, recalcó.

“Estas chicas nos hicieron soñar, porque no había ligas desde hace tiempo”, agregó el argentino.

Ese sueño al final se mezcló con un pedido de apoyo y continuidad por parte de cada una de las integrantes de la selección femenina luego de la derrota ante las argentinas.

“Morimos como unas guerreras en la cancha, luchamos cada balón, cada segundo, cada minuto”, señaló Karla Riley, delantera de Panamá.

‘El sueño era por las niñas que vienen creciendo’
‘El sueño era por las niñas que vienen creciendo’

Un centro suyo al minuto 37 terminó en el único tanto del onceno panameño en las piernas de Natalia Mills, para desatar el primer grito de gol en el Rommel, después del histórico tanto de Román Torres el año pasado ante Costa Rica.

Riley aclaró que más allá de tratarse de un objetivo que ellas como grupo tenían, la clasificación al Mundial también representaba el luchar por las futuras generaciones.

“El sueño era por las niñas que vienen creciendo”, explicó Riley.

“Luchamos cada balón por ellas, no queremos que pasen por las mismas dificultades que pasamos nosotros, queremos que ellas tengan procesos más fáciles y con mucho más apoyo”, mencionó la número nueve de la selección nacional.

Panamá tuvo tres oportunidades de avanzar al Mundial de Francia 2019, pero al final no pudo ser.

Yenith Bailey, guardameta que se convirtió en figura y símbolo de esta selección, también pidió más apoyo y continuidad para el fútbol femenino.

Bailey confesó que no esperaba tantos aficionados en el estadio, especialmente luego de caer derrotadas en el partido de ida en Buenos Aires por 4-0.

“Me sentí muy alegre de ver a tanta gente, no esperaba 7 mil personas”, indicó.

“Pensaba que solo iba a venir mi familia y algunas personas, pero en verdad me dejaron con la boca abierta y con el corazón lleno”.

Al igual que sucedió en el Premundial de la Concacaf y en el primer partido ante las argentinas, Bailey lució muy segura en portería, y solo un centro por arriba que terminó en dirección a portería pudo vencerla para el tanto del empate de la albiceleste.

En cuanto a su futuro, la arquera de 17 años de edad dijo que la primera meta a cumplir será terminar sus estudios y a su vez continuar mejorando en la Liga Femenina de Fútbol.

Para las chicas, el siguiente reto será el próximo año en los Juegos Panamericanos de Lima, que se celebrarán entre el 26 de julio y el 11 de agosto.

Por último, Mills, autora del único gol, aprovechó los micrófonos y reflectores al final del partido para lanzarle un mensaje a las más pequeñas, que al igual que ella, ven en la pelota un sueño, una posible opción de vida.

“Si es su sueño que sigan, si es lo que quieren, no se rindan, pero primero estudien, háganle caso a sus padres y no dejen ese sueño aparte”, dijo Mills.

“Si quieren jugar fútbol, que lo hagan”, aclaró.

Edición Impresa