PASE DE NO VIAJERO

Aeropuertos se abren al nuevo turismo de terminal

Aeropuertos se abren al nuevo turismo de terminal
Aeropuertos se abren al nuevo turismo de terminal

Chuck Hughey soporta las filas de seguridad en el Aeropuerto Internacional de Pittsburgh al menos una vez a la semana; no para tomar un vuelo, sino para comprar un cono de helado o navegar por algunos de los vestíbulos.

¿Está loco? No, en absoluto, diría él, solo es un abuelo cariñoso. Él y la pequeña Cleo, de 3 años, pasan tiempo de calidad allí usando los tranvías entre las terminales y deslizándose por las pasarelas móviles.

“Es tan conveniente y tan seguro”, dice Hughey, un superintendente escolar jubilado de 72 años, después de una reciente visita con lo que se conoce como un pase de no viajero.

Hughey está a la vanguardia de un nuevo fenómeno: el turismo de terminal. Los programas adoptados o considerados por varios aeropuertos permiten a las personas pasar más allá de los controles de seguridad para reunirse con familiares que llegan o simplemente pasar el rato. Es un poco un retorno a los días previos a los atentados terroristas del 11 de septiembre, cuando la seguridad de los aeropuertos era más relajada y no se necesitaba un boleto de un vuelo para ingresar. Los programas se están arraigando a medida que los aeropuertos amplían las opciones para llenar el tiempo de permanencia de los pasajeros, como se llama a esas horas a menudo tormentosas desde que las personas pasan seguridad hasta cuando despegan sus vuelos. Ahora, muchos aeropuertos ofrecen música en vivo y exhibiciones de arte. Hay spas, microcervecerías, parques infantiles, restaurantes gourmet y bares de vinos.

Pittsburgh fue el primer aeropuerto en abrirse a no viajeros en 2017, y Tampa comenzó a hacerlo el mes pasado. Seattle-Tacoma está evaluando un piloto que probó a principios de este año, y Hartsfield-Jackson Atlanta International podría buscar la aprobación.

Edición Impresa