CENTROAMéRICA

Asociación para lavar dinero

Asociación para lavar dinero

La detención de más de 1,000 pandilleros y la incautación de inmuebles en Guatemala, El Salvador y Honduras la semana pasada, dejó al descubierto una nueva estrategia de estas bandas, que se asocian a pequeños empresarios que antes extorsionaban para lavar el dinero de ilícitos.

La Policía y la Fiscalía de los tres países que integran el Triángulo Norte de Centroamérica, arremetieron entre lunes y martes pasado contra cabecillas, miembros y colaboradores de la Mara Salvatrucha (MS-13) y Barrio 18, en el desarrollo de la operación Escudo, que en El Salvador dejó 428 detenidos, en Honduras 450 y en Guatemala 170. El golpe fue orientado a atacar sus finanzas, por eso en Honduras fueron incautados 35 bienes inmuebles, entre residencias, hoteles, empresas y terrenos, mientras que en El Salvador en el desarrollo de otra operación el 7 y 8 de septiembre se les incautó de nueve inmuebles, 70 vehículos y 41 negocios, en su mayoría restaurantes populares y tiendas de comestibles.

En el caso de El Salvador, lo descubierto por las autoridades “representa una nueva etapa en la relación que se da entre los extorsionistas, en este caso, las pandillas, y los extorsionados”, declaró el investigador universitario Carlos Carcach.

“Esta relación va evolucionando de una relación parasitaria a una relación simbiótica”, en virtud de que los pequeños empresarios han descubierto que “la única manera de operar su negocio es si entran en un asocio de algún tipo con estas pandillas”, explicó Carcach.

Para el también profesor universitario salvadoreño Roberto Cañas, en la región hay una “economía paralela”, la cual se nutre del narcotráfico, las extorsiones, el lavado de dólares, y donde “la frontera de la legalidad y la ilegalidad son muy tenues”.

El hecho de que estos grupos se hayan establecido en un lugar por un prolongado período les hace buscar rumbo a centenares de miles de dólares y es por eso que se comienza a ver el tema de lavado de dinero, advierte el analista.

Edición Impresa