FINANZAS

Aumenta en 5.7% el envío de dinero al exterior

Aumenta en 5.7% el envío de dinero al exterior
Flujo de divisas.

El mercado de envío y recepción de dinero es uno de los más dinámicos en Panamá, con remesas que ascienden a más de mil 200 millones de dólares que se transaron el año pasado.

La dolarización de la economía, sumado a la gran cantidad de intercambio comercial y de trabajadores foráneos que envían o reciben dinero, hace de esta actividad una de las de mayor crecimiento.

En 2018, según cifras del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y la Contraloría General de la República, Panamá recibió $456.7 millones en remesas familiares o de trabajadores enviadas desde el exterior, un crecimiento de 2.93% más que en 2017.

En el renglón de los envíos, el dinero que salió del país sumó $794.41 millones, lo que representó una leve caída de 4.68%, en contraste con el año 2017, cuando se enviaron más de $833.5 millones.

Pasado el año 2018, los números de este año marcan una tendencia de crecimiento en las consignaciones hechas desde Panamá al extranjero.

En el primer trimestre de este año, el envío de dinero aumentó 5.7%, al pasar de $193.8 millones de dólares, entre enero y marzo de 2018, a $204.8 millones.

Aumenta en 5.7% el envío de dinero al exterior
Flujo de divisas.

Los principales países receptores del dinero enviado desde Panamá son Colombia, seguido de Nicaragua, China, Estados Unidos y República Dominicana.

Panamá, por su lado, recibió transferencias por $232.5 millones en los primeros tres meses del año, de las cuales $117.4 millones fueron de remesas familiares.

La economía panameña, a diferencia de otras como Guatemala, El Salvador y Nicaragua, no depende de las remesas.

El istmo es un gran receptor de inversión extranjera directa, con mil 648.3 millones de dólares recibidos en el primer trimestre de 2019, según las cifras del MEF.

Sin embargo, una propuesta de ley en la Asamblea Nacional busca fijar nuevos impuestos al mercado de las remesas, que en su mayoría es de trabajadores. La propuesta consiste en aplicar un impuesto de 12.5% a las transferencias de dinero realizadas al extranjero por cualquier razón a través de las casas de remesas reguladas por la Ley 48 de 2003. Se alega que el Estado no tiene control sobre si ese dinero paga o no impuesto sobre la renta .

Voceros de algunas casas de cambio indicaron que el encarecimiento de las transacciones puede generar un desincentivo.

“Las consecuencias no intencionadas de tales medidas, probablemente, llevarían a que el dinero migre del mercado formal y legal regulado a mercados informales y clandestinos, lo que es contrario al interés de Panamá de fomentar la actividad económica”, indicaron desde Western Union. Las transacciones ya pagan 7% de cargo y el límite permitido por persona de envío es $7 mil 500 al día.

Edición Impresa