OPEP

Aumentan dudas sobre recortes

Aumentan dudas sobre recortes
Rusia se ha manifestado a favor de la acción de la OPEP para apuntalar los precios.

Es poco probable que la OPEP cumpla en su totalidad los objetivos de recortes de producción de petróleo, a pesar de que Arabia Saudita ha anunciado que disminuyó su bombeo en más de lo prometido, de acuerdo con delegados del grupo de países exportadores.

La OPEP planea recortar su producción de crudo en 1.2 millones de barriles por día (bpd), a 32.50 millones de bpd, bajo los términos de un pacto que entró en vigencia el 1 de enero.

Rusia y otros estados que no pertenecen a la organización contribuirán con una reducción de 558 mil bpd. Los delegados afirmaron que un rango de observancia de 80% del acuerdo sería positivo, mientras que un cumplimiento de 50% sería considerado como aceptable.

La OPEP y los productores independientes están recortando la producción para poner fin al exceso global de suministros y apuntalar los precios del barril, que en 56 dólares se ubican a la mitad de sus niveles de mediados de 2014, lo que ha afectado los ingresos de los países exportadores de crudo.

La observancia no llegará al 100%, nunca sucede, dijo la fuente de la OPEP, que añadió que una tasa general de entre 50% y 60% sería suficiente, en base al seguimiento de los acuerdos pasados en torno a la producción. Arabia Saudita, el mayor exportador de crudo del mundo, y Kuwait dijeron que habían reducido su bombeo en un volumen mayor al que se comprometieron. Kuwait, a cargo de la comisión que supervisa el acuerdo y que tiene previsto reunirse el 22 de enero, dijo que se buscaba dar el ejemplo.

Pero en general la OPEP tiene un historial irregular de cumplimiento de sus acuerdos sobre los suministros. La observancia es voluntaria, ya que la OPEP no tiene mecanismos para forzar el acatamiento de los pactos. En base a las declaraciones de las naciones productoras hasta ahora, se ha registrado un nivel de cumplimiento de más de 60%, según el ministro del Petróleo de Kuwait, EssamAl-Marzouq.

Edición Impresa