CLIENTES

Aumentan quejas por incumplir garantías

Aumentan quejas por incumplir garantías
Aumentan quejas por incumplir garantías

Incumplimiento de garantías y falta de información destacan como el mayor número de quejas presentadas por los clientes ante la Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia (Acodeco) durante los últimos siete meses.

En total, entre enero y julio pasado hubo mil 579 quejas presentadas por los consumidores, con un valor total de $2.3 millones, de acuerdo con el último informe de la entidad de fiscalización. Por incumplimiento de garantías se reportan 659 casos o el 41%, mientras que por falta de información se presentaron 335 quejas o el 21%. Las restantes 585 quejas o el 38% son por incumplir contratos, entre otros.

Aumentan quejas por incumplir garantías
Aumentan quejas por incumplir garantías

Por tipo de actividad, el mayor número de quejas corresponde a casos de inmobiliarias, electrodomésticos, celulares y funerarias.

Consultado sobre el creciente número de quejas por incumplir garantías, el administrador de la Acodeco, Óscar García, dijo que ha sido lo habitual en los últimos años y es algo que se repite.

Están relacionadas con artículos que compran los consumidores y tienen un problema con el funcionamiento. Un caso es el de un vehículo que el consumidor adquiere, y aunque permite su uso, tiene un ruido excesivo o vibración en el timón, y que están asociados a la garantía.

De estas quejas que se presentan se resuelve el 70% a favor de los consumidores, lo que indica que el 30% de los casos no tenían la razón o el cliente no le da continuidad. “Si el consumidor desiste es porque hay un abandono, pero ese 70% es un porcentaje bastante bueno y estable, independientemente del motivo de la queja”, indicó el director de la Acodeco.

En tipo de actividad, las quejas por temas inmobiliarios encabezan la lista, principalmente porque las empresas no cumplen con la fecha de entrega, devolución de abono y garantías relacionadas con los acabados.

Igualmente, se presentan casos considerados como “vicios ocultos”, porque el consumidor no tiene forma de verlos con anticipación, como desagües, vigas de amarre de la estructura o rajaduras en las paredes.

Edición Impresa