UNIÓN EUROPEA

BCE considera nuevos estímulos

BCE considera nuevos estímulos
El enfoque actual del BCE pone todas las observaciones oficiales bajo el microscopio.

Los estrategas del Banco Central Europeo (BCE) se preguntan ahora cuánto estímulo ofrecerá la flexibilización cuantitativa una vez que se interrumpa la compra de bonos.

Su evaluación influirá probablemente en la estrategia del BCE para terminar con su programa de compra de activos. Deseosos de evitar cualquier paso que, inadvertidamente, endurezca las condiciones financieras, los responsables de las políticas no pueden ignorar que su diseño abierto de la flexibilización cuantitativa significa que hasta ahora los inversores se centren más en el flujo mensual de adquisiciones que en la acumulación de deuda de los últimos tres años.

Los mercados están tratando de entender el pensamiento más amplio del BCE cuando leen el flujo de compras, dijo Jamie Murray, economista de Bloomberg Intelligence en Londres.

Mientras la acumulación está proporcionando la mayor parte del estímulo, los cambios en el flujo pueden decirles algo sobre cuándo las tasas de interés podrían empezar a subir.

El enfoque actual del BCE pone todas las observaciones oficiales bajo el microscopio. Los estrategas son conscientes del desafío que significa comunicar la salida de la flexibilización cuantitativa y han mantenido extensa discusión sobre los efectos de la acumulación frente al flujo, según personas al tanto del debate. Una reseña de la reunión del consejo mostró que los miembros pidieron que el tema fuera considerado.

Hubo un tiempo en que el presidente Mario Draghi pareció inclinarse hacia un objetivo definido para las compras, y señaló en septiembre de 2014 que el balance del BCE se ampliaría a cerca de 1.2 millones de millones de dólares para evitar la amenaza de deflación.

El balance se ha ampliado desde entonces en más de dos veces después de que esa promesa se convirtió en metas mensuales -actualmente 70 mil millones de dólares- sin final definido.

La orientación del Consejo de Gobierno de que las compras se podrían ampliar “en función del tamaño y/o la duración” si la perspectiva empeora ha alimentado más el interés de los inversores en el flujo de la flexibilización cuantitativa, al igual que la reinversión del BCE en deuda a punto de vencer.

Edición Impresa