MONEDAS VIRTUALES

Banco de pagos califica de inestable a las criptomonedas

Banco de pagos califica de inestable a las criptomonedas
Banco de pagos califica de inestable a las criptomonedas

El Banco de Pagos Internacionales (BIS por la sigla en inglés) acaba de decirle al mundo de las criptomonedas que no está listo para pasar a un primer plano, y en lo que respecta a los servicios financieros convencionales tal vez nunca lo esté.

En un fulminante artículo de 24 páginas que se dio a conocer en el marco de su informe económico anual, el BIS dijo que el bitcóin y las demás monedas de ese tipo adolecían de una serie de falencias que impedirían que las criptomonedas concretaran las ambiciosas expectativas que generaron una explosión de interés –e inversión- en la hipotética clase de activos.

El BIS, una institución de 88 años de antigüedad con sede en Basilea, Suiza, que se desempeña como banco central para otros bancos centrales, dijo que las criptomonedas son demasiado inestables, consumen demasiada electricidad y son objeto de excesiva manipulación como para que alguna vez sirvan como medios confiables de intercambio en la economía global. Mencionó la naturaleza descentralizada de las criptomonedas –bitcóin y sus imitadoras se crean, negocian y contabilizan en una red distribuida de computadoras- como falencia fundamental y no como fortaleza clave.

En una de sus conclusiones más agudas, el BIS analizó qué implicaría para el software blockchain en que se basa el bitcóin procesar las transacciones minoristas digitales que en la actualidad manejan los sistemas de pagos nacionales. A medida que aumentaran la dimensiones de tantos registros contables, los investigadores concluyeron que terminarían por desbordarlo todo, desde los teléfonos inteligentes hasta los servers.

Los investigadores agregaron que la competencia entre los llamados mineros de bitcóin por ser el primero en procesar transacciones consume aproximadamente la misma cantidad de electricidad que Suiza. Para decirlo en pocas palabras, la búsqueda de descentralización se ha convertido muy rápido en un desastre medioambiental, dijeron.

Edición Impresa