SEGURIDAD SOCIAL

Jair Bolsonaro revela edad de jubilaciones

Jair Bolsonaro revela edad de jubilaciones
Jair Bolsonaro revela edad de jubilaciones

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, zanjó las discusiones sobre la reforma de las jubilaciones en la cual se juega su credibilidad ante los mercados, optando por una edad mínima de 62 años para las mujeres y de 65 para las hombres.

El período de transición será de 12 años, precisó el Secretario de Pensiones del Ministerio de Economía, Rogério Marinho, en declaraciones a la prensa a la salida de una reunión en la que participaron Bolsonaro, su ministro de Economía, Paulo Guedes, y otros miembros del gobierno.

Ningún otro detalle, como el de los años de cotizaciones necesarios para obtener un beneficio de pensión parcial o total, ha sido revelado.

Reestructuración social

La aprobación de una reforma pensional significativa es vista por los inversionistas como un paso crucial para arreglar las finanzas públicas y desbloquear la inversión necesaria para impulsar la recuperación económica anémica de Brasil.



Marinho anunció que Bolsonaro hará el 20 de febrero un pronunciamiento a la nación, explicando de qué manera la nueva jubilación se encaminará al Congreso, y dijo que el gobierno tiene la expectativa de que sea aprobada en breve.

Actualmente, hay dos modalidades de jubilación en Brasil -con distintos rangos de beneficios- por años cotizados o por una combinación de años cotizados con la edad del trabajador.

Las principales cajas de jubilación -para el sector privado y para funcionarios- acumularon en 2018 un déficit de 79,940 millones de dólares, al cambio promedio de ese año, equivalentes al 4.25% del PIB.

Bolsonaro dispone en principio de una mayoría constituida de bancadas de varios partidos y de un amplio consenso para aprobar esa reforma considerada crucial para sanear las cuentas públicas.

Marinho indicó que Guedes era partidario de una edad mínima de 65 años para hombres y mujeres, con un periodo de transición de 10 años, pero que después de una negociación con el presidente, se optó por una fórmula diferenciada.

Edición Impresa