LABORAL

Brasil fracasó en su intento de reducir la pobreza

Brasil fracasó en su intento de reducir la pobreza
Brasil fracasó en su intento de reducir la pobreza

Un total de 23.3 millones de personas vivían bajo la línea de pobreza en Brasil a fines de 2017, 6.27 millones más (+33%) que a finales de 2014, según un estudio de la prestigiosa Fundación Getúlio Vargas (FGV).

En ese periodo, durante el cual la mayor economía latinoamericana sufrió una de las peores recesiones de su historia, la proporción de brasileños que sobrevivían con menos de 55 dólares subió de 8.38% a 11.18%, en un país de más de 200 millones de habitantes.

El documento, elaborado por el Centro de Políticas Sociales de la FGV, destaca que la cifra de pobres en Brasil supera a la población total de Chile (17.5 millones de habitantes).

Los datos se publican a un mes de las inciertas elecciones presidenciales del 7 de octubre, con campañas ampliamente centradas en la cuestión del empleo.

La pérdida de puestos de trabajo ha sido la principal causa del aumento de la pobreza.

El desempleo fue el principal responsable de la caída de poder adquisitivo de las familias brasileñas, dice el estudio. Es una señal de desajuste del mercado de trabajo y de frustración. La mayoría de los ocupados empiezan a temer quedar desempleados y por precaución reducen su demanda de bienes y servicios, agrega.

Según datos del instituto oficial de estadísticas IBGE, unas 12.9 millones de personas están desempleadas actualmente en Brasil (12.3% de la población activa) y otras 4.8 millones entran en la categoría de desalentados, que desistieron de buscar empleo ante las dificultades del mercado laboral.

La renta media de los brasileños sufrió una fuerte degradación desde 2014: a inicios de ese año, registraba un crecimiento de 5.1% en 12 meses, mientras que a mediados de 2016 había caído 5.5%. La tendencia logró revertirse, con una subida de 1.6% en el segundo trimestre de 2018, indica la FGV.

Brasil, uno de los países más desiguales del mundo, había empezado a reducir esos abismos a partir de inicios de siglo, pero desde el cuarto trimestre de 2014 desandó ese camino y se volvió aún más desigual, de acuerdo con la FGV Social.

Edición Impresa