AVIACIóN

British evalúa costo por caos

British Airways está cambiando su enfoque a hacer un recuento de los costos y las causas de las cancelaciones masivas del fin de semana ahora que sus operaciones ya casi volvieron a la normalidad. La aerolínea británica canceló casi 600 vuelos desde el sábado debido a un problema informático y todavía está procesando a miles de pasajeros que perdieron vuelos o su equipaje.

La crisis coloca los reflectores sobre el CEO Alex Cruz, quien tomó las riendas de la empresa hace un año para elevar las ganancias al tiempo que la aerolínea compite con rivales de bajo costo.

El caos del fin de semana, que los analistas estiman que podría costar a la compañía más de $92 millones, plantea dudas sobre la agresiva estrategia de Cruz para bajar los costos. “Es una tragedia", dijo Cruz en una entrevista en Sky Television en la que atribuyó el caos a un problema en el suministro eléctrico en el Reino Unido que afectó los sistemas de comunicaciones en todo el mundo. “Nos disculpamos abiertamente por eso y estamos absolutamente comprometidos a cumplir con las reglas de compensación”.

Imágenes de miles de pasajeros varados inundaron las redes sociales en el último escándalo en golpear a la aviación mundial, que se suma a la escena del pasajero que fue expulsado por la fuerza de un vuelo de United Airlines, cancelaciones masivas en Delta Air Lines, la prohibición a las computadoras portátiles que Estados Unidos busca imponer y las restricciones en los viajes desde países de mayoría musulmana.

Este no es el primer problema que afecta a British Airways. En septiembre pasado, un fallo en la red informática paralizó su sistema de facturación, causando retrasos en el servicio mundial, y a principios de este mes, el aeropuerto de Gatwick de Londres reportó problemas con su sistema de clasificación de equipaje.

El desastre de relaciones públicas afecta a British Airways en un momento en que encara una creciente competencia en rutas transatlánticas. Su competidor Norwegian Air Shuttle ASA está ampliando su servicio a Estados Unidos, mientras que Ryanair Holdings Plc está aumentando las operaciones de los alimentadores para conectar con vuelos largos.

Edición Impresa