CONSUMO

Cambio climático amenaza producción de la trufa negra

Cambio climático amenaza producción de la trufa negra
Cambio climático amenaza producción de la trufa negra

La trufa negra es uno de los alimentos más escasos del mundo y el cambio climático podría llevarla al borde de la extinción en su hogar tradicional del sur de Europa.

El clima cada vez más seco y caluroso de las principales regiones productoras de trufas en Italia, Francia y España podría ser tan inclemente que el hongo desaparecería a fin de siglo, según un estudio publicado en la revista Science of Total Environment. Predicen que los precios del condimento, que ya es uno de los comestibles más costosos del planeta, se elevarán aún más.

Cada vez que hay una sequía y eso afecta la cosecha de invierno, señala Paul Thomas, de la Universidad de Stirling en Escocia. Crecen en el verano y luego maduran durante el invierno, por lo que necesitan humedad durante el verano.

Las trufas negras o trufas de Périgord suelen costar más de mil 135 dólares por kilogramo y se llegan a vender por el doble después de una mala temporada, según Thomas, quien encabeza también la consultora Mycorrhizal Systems.

Los precios al por mayor de su pariente, la trufa blanca italiana, se duplicaron el año pasado tras una mala cosecha. Sin embargo, esto no debe desanimar a los fanáticos de los hongos. El futuro de las trufas podría estar en los climas más fríos del norte europeo, en particular el Reino Unido e Irlanda, donde las heladas fuertes no dañarían los tubérculos.

Edición Impresa