TRÁFICO

Canal se beneficia de demanda de GLN

Canal se beneficia de demanda de GLN
El próximo año se espera una nueva aceleración de la economía. Uno de los dinamizadores será la ampliación del Canal de Panamá.

El Canal de Panamá se está beneficiando con la demanda asiática de gas shale estadounidense.

Catorce buques tanque que transportan gas natural licuado (GNL) pasaron a través de su canal expandido en promedio al mes en el último trimestre de 2016, más que los cinco del período previo.

Los exportadores de gas estadounidenses están aprovechando una prima del precio en Japón y China y aumentando los embarques desde la terminal de Cheniere Energy Inc. en Louisiana, según José Arango, especialista en líquido a granel en la Autoridad del Canal de Panamá.

El tráfico de GNL es una gran e inesperada ayuda para el proyecto de expansión del Canal de Panamá que fue propuesto por primera vez hace más de una década, antes del auge del gas shale estadounidense.

La modernización de más de 5 mil millones de dólares agregó un tercer juego de esclusas que permitió a buques tanque grandes y barcos de contenedores usar el atajo entre los océanos Atlántico y Pacífico por primera vez.

El GNL se ha transformado en el tercer mayor motor del tráfico en el canal ampliado.

“El GNL está repuntado”, dijo Arango en una entrevista telefónica desde ciudad de Panamá.

La revolución del shale tiene un enorme impacto; esperamos que esa tendencia continúe, agregó el funcionario.

Desde que las nuevas esclusas comenzaron a operar el 26 de junio, el canal ha visto cruzar 64 buques tanque cargados con GNL y la autoridad ha recibido reservas para otros 29 hasta el 24 de febrero, dijo Arango.

Las nuevas esclusas están manejando un total de casi seis cargueros al día y la autoridad planea aumentar esa cifra. Tenemos que mejorar para seguir aumentando eso a 11 o 12 tránsitos, dijo Arango.

El 25 de julio de 2016 se registró el primer tránsito de un buque cargado con gas natural por el nuevo juego de esclusas. Se trató del buque Maran Gas Apollonia, fletado por la multinacional estadounidense Shell, que había zarpado desde la terminal de GNL Sabine Pass, en la costa del Golfo de EU.

Edición Impresa