APUNTES TURíSTICOS

El Casco no puede perderse

El Casco no puede perderse
Un grupo de comerciantes del área advierte que 30 locales cerraron entre 2016 y 2017 por los altos preci

El Casco Antiguo es el punto de la ciudad capital más visitado por los turistas, superando incluso al Canal de Panamá, pero, al parecer, las autoridades no han entendido el valor que tiene esta zona.

Fui al Casco el día que se abrieron las puertas de la iglesia Catedral para observar los trabajos de remodelación y debo reconocer que fue de primer nivel, pero al salir de la iglesia la historia cambió y no para bien.

En medio de la plaza habían improvisado una tarima musical donde el volumen era tan alto y desagradable que lastimaba los oídos.

Sumado al escándalo que no dudo que molestaba a los clientes del hotel Central, uno de los más lujosos del Casco, en la plaza habían colocado una tolda para vender artesanías y demás artículos.

No creo que esta sea la mejor imagen que deban llevarse los turistas del Casco Antiguo de la ciudad de Panamá, un lugar con una historia que vale la pena conocer.

Estoy seguro de que en el Casco hay lugares donde estas personas puedan vender las artesanías que ofrecen, y las autoridades deben evitar que la plaza central de Catedral corra la misma suerte del paseo Esteban Huertas, donde en cada rincón hay vendedores ambulantes y donde los malos olores afectan hasta el olfato más fuerte. Estos negocios informales compiten de forma desleal contra los establecimientos que sí pagan impuestos y altos alquileres.

El Casco se presta para recuperar las conocidas retretas y no debe ser un lugar para mostrar eventos musicales con música estridente.

Un punto que no termino de entender es por qué muchos de los lugares históricos en el Casco están cerrados y a menudo se observa a grupos de turistas en la entrada de estos edificios históricos sin tener la oportunidad de conocer qué pasó hace muchos años en estos lugares.

El Casco no se escapa del problema de la basura, tema que he abordado en artículos recientes, así como del congestionamiento vial.

Sin duda hay que tomar una decisión pronto sobre la movilidad dentro del Casco. O se trasladan todas las oficinas públicas que ocupan espacios valiosos o se limita el acceso a los autos particulares y se establece un sistema público de transporte.

Hay que proteger la magia que rodea al Casco, no hay tiempo que perder, solo falta voluntad de querer hacer las cosas bien.

El autor es operador de turismo receptivo

Edición Impresa