GOLFO

Catar se sacude de bloqueo gracias a reservas de gas

Catar se sacude de bloqueo gracias a reservas de gas
Catar se sacude de bloqueo gracias a reservas de gas

Hace dos años, el tambaleante edificio conocido como el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) se derrumbó cuando tres de sus miembros, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Baréin, anunciaron un embargo a un cuarto integrante, Catar.

La troika, a la que se unió Egipto, afirmó castigar a los gobernantes en Doha por una serie de pecados, incluidas sus relaciones con Irán y la Hermandad Musulmana.

Su cálculo: un embargo sacudiría la economía de Catar y debilitaría a su familia gobernante, Al Thani, lo que los obligaría, entre otras cosas, a alinearse con la falange árabe liderada por Arabia Saudita contra Irán.

El embargo ha fallado notoriamente. Impulsada por algunas de las reservas de gas natural más grandes del mundo, la economía catarí se sacó rápidamente la camisa de fuerza, incluso ganó palabras de elogio del príncipe heredero de la Corona, Mohammed bin Salman.

Al resistir la presión externa, la familia Al Thani se hizo aún más fuerte: el emir Tamim bin Hamad Al Thani disfruta de la condición de héroe de la resistencia e incluso tiene una imagen parecida al Che, apodada “Tamim, el glorioso”, repartida en todo Doha.

Catar no solo ha profundizado sus relaciones con Irán, que envió suministros de alimentos de emergencia a Doha, sino que lo ha hecho sin comprometer los lazos con Estados Unidos, que mantiene el enorme cuartel general del Comando Central en la base aérea de Al Udeid.

Asimismo, Catar se ha acercado más a otra bestia negra indeseada de los saudíes: Turquía, que también posee una base militar al sur de Doha.

Si Catar parece haber pasado de la ruptura en las relaciones con Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Baréin, la troika parece cómoda dejando a su vecino fuera de la tienda.

Cada lado ha dejado en claro que no es necesario, o incluso deseable, volver al estado de la situación previa al bloqueo.

Esto es difícil para Kuwait y Omán, los otros dos integrantes del CCG, que han mantenido vínculos con Catar, a pesar del descontento de la troika.

Edición Impresa