ENCUENTRO

China planea reunirse con Estados Unidos en enero

China planea reunirse con Estados Unidos en enero
China planea reunirse con Estados Unidos en enero

El Gobierno de China dijo que hizo planes con Washington para mantener conversaciones en enero con el objetivo de poner fin a una batalla arancelaria que amenaza con afectar el comercio mundial.

Las dos partes han “hecho arreglos específicos para las reuniones cara a cara” y están hablando por teléfono, informó el portavoz del Ministerio de Comercio, Gao Feng sin entrar en detalles.

Los presidentes Donald Trump y Xi Jinping acordaron el 1 de diciembre posponer más aumentos a los aranceles durante 90 días, mientras que sus gobiernos negocian las quejas de Estados Unidos de que Beijing roba o presiona a las compañías extranjeras para que entreguen su tecnología.

Trump acordó posponer el alza de aranceles a $200 mil millones en importaciones chinas y que entrarían en vigor el 1 de enero. Beijing respondió anunciando un retraso en un arancel de 25% sobre los vehículos importados de Estados Unidos.

Los preparativos para las conversaciones han continuado a pesar del arresto el 1 de diciembre en Canadá de una ejecutiva del gigante tecnológico chino Huawei por cargos en Estados Unidos relacionados con posibles violaciones de las sanciones comerciales a Irán.

Las empresas y los inversionistas temen que la disputa pueda deprimir el comercio mundial en un momento de creciente ansiedad por las señales de que el crecimiento económico podría estar desacelerándose.

Las dos partes están manteniendo una “comunicación estrecha”, dijo Gao.

Tensiones en China

Bajo presión por la guerra comercial con Estados Unidos, el presidente chino, impuso una reunión de autocrítica en la cumbre del poder, revelando una rara señal de tensiones dentro del Buró político del régimen comunista.

Funcionarios de alto rango fueron llamados a “estudiar inmediatamente” los discursos de Xi y a “disciplinarse ellos mismos, sus familias y colaboradores”.

Xi Jinping parece haber reprendido a los miembros del Buró político del Partido Comunista Chino (PCC), el cenáculo de 25 personas que dirige al país más poblado del mundo.

Un viejo ritual de los regímenes comunistas, actualizado por Xi, los líderes de mayor jerarquía tuvieron que realizar “autocríticas a la luz de su trabajo y la aplicación de las instrucciones” del presidente, según un balance de la reunión a puertas cerradas difundido ayer por agencia de prensa oficial.

Edición Impresa