PROYECCIONES

China promete estímulo por desaceleración

China promete estímulo por desaceleración
China promete estímulo por desaceleración

Los responsables de la política monetaria de China confirmaron que habrá más apoyo monetario y fiscal en 2019 conforme la segunda mayor economía del mundo se enfrenta a una desaceleración que no muestra señales de abatir.

China introducirá recortes “significativos” de impuestos y tasas, y aunque la política monetaria seguirá siendo “prudente”, los responsables mantendrán un equilibrio apropiado entre el ajuste y la relajación, según indica la declaración publicada después de la Conferencia Anual de Trabajo Económico que concluyó en Pekín el viernes.

El comunicado señala que China está intensificando el enfoque de un estímulo limitado y específico que se utilizó durante 2018, aunque sin llegar a un apoyo total que presionaría al yuan y obstaculizaría los esfuerzos para contener la deuda. Ante el entorno económico más difícil en años por la disputa comercial con Estados Unidos, el resultado de la conferencia sugiere que Pekín ve una urgencia creciente para combatir el estancamiento del crecimiento.

“El enfoque para la política macro ha pasado de una reducción de riesgos a largo plazo a impulsar la demanda a corto plazo”, dijo Larry Hu, jefe de economía de China en Macquarie Securities Ltd.

Acciones macroeconómicas

6.2% es la proyección de crecimiento de la segunda economía del mundo para 2019.



La promesa de estímulo no llegó a convencer a los inversores, que han visto evaporarse casi $3 mil millones del mercado de valores de China desde finales de enero. El dólar australiano, que los inversores usan para apostar a China debido a la exposición comercial del país a la economía asiática, cayó frente a la moneda estadounidense, junto con la mayoría de las principales monedas.

La economía volvió a desacelerarse en noviembre por un debilitamiento de las ventas minoristas y la producción industrial. Los economistas creen que el crecimiento de la segunda mayor economía del mundo se desacelerará a un 6.2% el año próximo, desde un 6.6% en 2018, debido a la incertidumbre sobre la guerra comercial que se suma a una contracción en la confianza de los consumidores.

Perspectiva

En el año 2019 se promete que habrá más apoyo monetario y fiscal.



Los economistas esperan que el banco central respalde otro recorte de 200 puntos básicos en las reservas de capital requerida para los bancos principales, aunque la mayoría actualmente no pronostica un recorte de la tasa de referencia de los préstamos a un año.

También se esperan recortes de impuestos tras las reducciones del impuesto a la renta personal de 2018. Es probable que el gasto gubernamental adicional se traduzca en un mayor objetivo de déficit presupuestario, aunque posiblemente no se publicarán detalles específicos antes de una reunión de la legislatura en marzo. Los responsables de políticas destacaron la necesidad de que la “inversión desempeñe un papel clave” en la mejora de la fabricación, la tecnología 5G, la inteligencia artificial y las capacidades industriales de internet.

Edición Impresa