Concluyen negociaciones de TLC entre Panamá e Israel

Concluyen negociaciones de TLC entre Panamá e Israel
Se acordó la exclusión de productos sensitivos como lácteos, aceites, arroz, harina de trigo y café.

Al cabo de cuatro rondas de negociaciones, las delegaciones de Panamá e Israel lograron un consenso y establecieron los parámetros para firmar un tratado de libre comercio (TLC).

Para Panamá, este será el primer acuerdo con un país de Medio Oriente; para Israel significa el tercer país latinoamericano con el que accede a preferencias arancelarias.

En materia de bienes, en los resultados se reconoce un acceso preferencial inmediato para varios productos agrícolas y agroindustriales tradicionales, como vinagre, café, aceite de palma -tanto el crudo como el refinado-, carne de bovino congelada, despojo de la especie bovina congelada, carne de hamburguesa, ron, yuca, harina y polvo de pescado, cerveza, entre otros.

En un comunicado difundido ayer, el Ministerio de Comercio e Industrias (Mici) destacó que algunos de los productos de mar en los que se logró obtener acceso preferencial inmediato fueron: lenguados, listados o bonitos, cobias, tilapia fresca o refrigerada, jureles, langostas, cangrejos, camarones ahumados, salmón, sardinas, atunes, cangrejos y camarones (preparados o conservados).

Los productos más representativos de la oferta exportable panameña en los que se acordaron acceso mediante cuotas fueron: carne bovina (fresca o refrigerada), se logra una cuota de 300 toneladas métricas; piñas, mil toneladas métricas; papayas, 500 toneladas métricas; y frutas tropicales (nance, tamarindo, fruta de pan, pixbae guanábana), 500 toneladas métricas.

Israel importa anualmente unos $200 millones en productos del mar; $472 millones en carne bovina deshuesada congelada y unos $3 millones en piñas frescas.

Para Panamá, el sector tecnológico israelí es uno de los que presenta mayor interés. Por ello, el Mici destacó que se logró incluir un capítulo sobre cooperación comercial y económica “dirigido a incrementar las capacidades y competitividad principalmente de las cooperativas y pequeñas y medianas empresas en materia de innovación y transferencia de tecnología”.

La balanza comercial entre ambos países, que en 2010 ya habían firmado un Acuerdo de Cooperación Económica y Comercial, es de unos $17 millones, ampliamente favorable para Israel.

Edición Impresa