DESACELERACIÓN

Crisis social y política de Francia golpea la economía

Crisis social y política de Francia golpea la economía
Crisis social y política de Francia golpea la economía

La crisis de los “chalecos amarillos”, que se alzan desde hace tres semanas contra la política económica y social del presidente Emmanuel Macron, ha acarreado una serie de consecuencias en Francia, algunas de las cuales podrían dejar huellas duraderas.

Vehículos quemados, tiendas saqueadas... Las imágenes de la violencia el sábado pasado en París, que dieron la vuelta al mundo, “son catastróficas para la imagen de Francia”, lamenta Jean-Virgile Cance, presidente de un grupo nacional de cadenas de hoteles. Las reservas para las fiestas de fin de año han caído de 10% a 15% en relación al año anterior, afirma.

Los bloqueos de carreteras y de depósitos de combustibles en todo el país han puesto en apuros a sectores clave de la economía, comenzando con los transportistas de mercancías y los comerciantes.

En el sector agroalimentario, las celebraciones de fin de año pueden representar hasta 20% de la facturación anual, según los profesionales del sector, que temen más de $14,805 millones de pérdidas.

“La economía no está bloqueada”, pero “el clima de desconfianza que se ha instalado” puede “pesar sobre el consumo”, subraya Mathieu Plane, economista de la OFCE.

Además, las concesiones de las autoridades tendrán un costo presupuestario: $4,555 millones según el gobierno, que sin embargo garantiza que el déficit francés se mantendrá por debajo del 3% del PIB exigido por la Unión Europea.

Macron, que llegó al poder tras un meteórico ascenso, se presentaba como un “reformista” determinado y había prometido transformar Francia.

Edición Impresa