SOLUCIONES Y SERVICIOS

Debate por comisiones bancarias en México

La Asociación de Bancos de México (ABM) confía en que el Congreso reducirá las propuestas para controlar las comisiones bancarias que hicieron caer las acciones en noviembre.

Aunque la legislación sugerida el año pasado por el líder de la mayoría del Senado, Ricardo Monreal, habría frenado o reducido más de una docena de cobros, una nueva versión de la legislación probablemente será más moderada, dijo Luis Niño de Rivera, presidente de la asociación y del Banco Azteca SA.

La asociación está en conversaciones con el Congreso sobre el proyecto de ley, dijo. “El diálogo ha mejorado sustancialmente y hemos analizado diferentes maneras de resolver sus inquietudes”, dijo Niño en una entrevista desde su oficina en Ciudad de México.

“Creo que tenemos que ser mucho más sensatos y razonables para presentar un proyecto de ley que funcione para todos, y en eso estamos trabajando”.

Grupo Financiero Banorte SAB de CV cayó un 10% inmediatamente después del anuncio, y otros bancos siguieron su ejemplo en un sector en que los bancos internacionales generalmente dependen de las comisiones para obtener una mayor cantidad de ganancias que en sus mercados domésticos.

Las propuestas de Monreal alimentaron la preocupación por la intervención del Gobierno en la economía, preocupaciones que hicieron que las acciones bajaran durante gran parte de noviembre.

Si bien Niño se negó a especular sobre el aspecto que tendría un proyecto de ley final, Monreal dijo en marzo que las dos partes acordaron que incluiría cuentas sin comisiones para clientes de bajos ingresos y eliminaría todos los cobros de cajeros automáticos.

Niño dice que la propuesta inicial de Monreal inquietó a los mercados, ya que parecían representar claros controles de precios. “La reacción del mercado le dice exactamente lo que sucederá”, dijo Niño.

“Si tenemos el control de los precios, vamos a tener una situación muy delicada en nuestras manos”.

Los bancos ya están racionalizando los cobros, agregó. “Sus preocupaciones son legítimas en ciertos sentidos”, dijo Niño.

“Necesitamos ser mucho más eficientes y más transparentes en los tipos de tarifas que cobramos por diferentes tipos de servicios”.

Edición Impresa