POLíTICA MONETARIA

Defensa monetaria a prueba con flexibilización del BCE

Defensa monetaria a prueba con flexibilización del BCE
Defensa monetaria a prueba con flexibilización del BCE

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, pondrá a prueba la compostura de los formuladores de políticas globales esta semana mientras desata una descarga de estímulo para apuntalar el crecimiento económico.

La flexibilización monetaria probablemente significará un recorte de la tasa de interés que amplía la diferencia entre los costos por préstamos en la eurozona y en otros lugares. Esto afectará potencialmente a los mercados de divisas y se corre el riesgo de desatar la ira de críticos como Donald Trump.

Si bien Draghi ha repetido constantemente que su institución se esfuerza por la estabilidad de precios y no apunta al euro, esto no impedirá que el presidente de Estados Unidos u otros acusen al BCE de librar una “guerra de divisas”, término acuñado por el antiguo ministro de Finanzas brasileño Guido Mantega. Ya se conoce que Trump alude repetidamente a la debilidad del euro cuando presiona a la Reserva Federal (FED) para que reduzca sus propias tasas.

El momento que Draghi escoge para sus medidas tampoco ayudará a mitigar tales comentarios a una semana de que la FED determine su propia respuesta a una economía en desaceleración afectada por las tensiones comerciales mundiales.

El jefe del BCE generó expectativa de estímulo en los inversionistas en julio, cuando dijo que los formuladores de política habían instruido al personal preparar opciones. Los economistas encuestados por Bloomberg pronostican un recorte de la tasa de al menos 10 puntos básicos a -0.5%.

Edición Impresa