MACROECONOMíA

Desaceleración de economía global se amplía

Desaceleración de economía global se amplía
Desaceleración de economía global se amplía

Las principales economías del mundo que ingresaron a 2018 acelerándose en sincronía corren el riesgo de ingresar en 2019, desacelerándose en sincronía.

El cambio es encabezado por China, donde el desempeño más débil de la economía desde 2009 seguramente empeorará a menos que pueda acordarse la paz en la guerra comercial con Estados Unidos (EU).

Los números de las fábricas de Asia ya muestran las consecuencias, y Taiwán, Tailandia y Malasia están entrando en contracción.

La zona del euro también está perdiendo impulso, ya que en el tercer trimestre se expandió a la mitad del ritmo de los tres meses anteriores debido al estancamiento de Italia y Alemania.

Eso ocurre en momentos en que la inflación repunta, lo que augura un 2019 complejo para los funcionarios del Banco Central Europeo que han prometido reducir el apoyo monetario.

La pregunta es si EU puede resistir la corriente descendente actuando como contrapeso para el resto del mundo. Si bien un mercado laboral que se va ajustando da motivos para pensar que puede hacerlo, la mayoría de los economistas pronostica que el crecimiento experimentará un leve descenso en 2019 como respuesta al proteccionismo, las tasas de interés más altas y el debilitamiento del apoyo que brindaban las rebajas de impuestos.

“Probablemente volvamos a sincronizarnos”, dijo Joachim Fels, asesor económico mundial de Pacific Investment Management Co. “Pero esta vez a la baja”.

Esto constituye un marcado cambio respecto de abril, cuando el FMI declaró que el mundo gozaba del impulso ascendente más unificado desde 2010. Su postura cambió en octubre, cuando el FMI rebajó sus perspectivas mundiales por primera vez en dos años y dijo que el crecimiento había llegado a una meseta.

Hay otras señales de que el pico ha quedado atrás para la economía mundial. Los índices de gerentes de compras de IHS Markit para China y la zona del euro retrocedieron el mes pasado llevando el registro general al nivel más bajo en casi dos años, mientras que el indicador estadounidense sufrió pocos cambios.

Edición Impresa