NUEVOS MODELOS DE NEGOCIOS

Empresarios asumen sus propios riesgos

Empresarios asumen sus propios riesgos
El Gobierno de Singapur promete poner fin a la burocracia y permitir más competencia.

A pesar de toda su riqueza, lo que le falta a Singapur es aprender a correr riesgos de verdad. En 2002, cuando la ciudad-estado estaba saliendo de su peor recesión desde 1964, el gobierno se estaba impacientando por la dependencia desproporcionada de su economía en las multinacionales y en un puñado de empresas estatales, como Singapur Airlines Ltd.

Un panel sobre “emprendimiento e internacionalización” señaló que solo 5% de los ciudadanos de Singapur tenían sus propias compañías, frente a 12% en Estados Unidos.

El entonces ministro de Finanzas y futuro primer ministro Lee Hsien Loong prometió poner fin a la burocracia y permitir nuevas estructuras, como las sociedades limitadas. Sin embargo, una década y media después, y después de muchos retoques a los impuestos y esfuerzos para despojar a la sociedad de su obsesión por las buenas calificaciones, los trabajos decentes (es decir, el servicio en organismos públicos) y los hogares asequibles, nada ha cambiado mucho.

El representante ejemplar del empresariado de Singapur, Creative Technology Ltd., de Sim Wong Hoo, está valorado en solo $63 millones, frente a los $3 mil millones en el punto álgido de la manía de las puntocom.

El club multimillonario local es todo masculino, con una edad promedio de 69 años, igual que en Japón.

El único toque de color proviene del excorredor de bolsa Peter Lim, el hijo de un pescadero que hizo su fortuna con el aceite de palma y una cadena de cafés del Manchester United en Asia.

Por eso, imagine la sorpresa cuando, de la nada, tres megacontratos liderados por empresas de Singapur llegan a los titulares.

Broadcom Ltd., dirigida por Hock Tan, ofertó $105 mil millones por Qualcomm Inc; la japonesa Nippon Paint cuyo mayor accionista es Goh Cheng Liang, está pujando más de $8 mil millones por Axalta Coating, y Kuok Meng Ru, un vástago de 29 años , intenta comprar Rolling Stone.

Edición Impresa