FUENTES ELÉCTRICAS

Energía solar y eólica relegan a otras fuentes limpias

Energía solar y eólica relegan a otras fuentes limpias
Energía solar y eólica relegan a otras fuentes limpias

La energía eólica y la solar se abarataron tanto que otras formas de energía renovable quedaron relegadas a los laboratorios de ciencia y al olvido.

Mientras surgen turbinas eólicas y parques solares por el mundo, las inversiones en otras tecnologías que producen electricidad —de olas, bolsones de vapor geotérmicos, ríos, biomasa y más— se han desplomado. Incluso esos espejos relucientes en el desierto que concentran la luz del sol en generadores térmicos no pueden competir con los precios de los paneles fotovoltaicos, y probablemente nunca puedan.

Cuando la industria moderna de la energía limpia comenzaba a levantar vuelo, los inversores pusieron dinero en todo tipo de ideas. Las apuestas en energía eólica y solar rindieron frutos, pero la mayoría de las demás fue un fracaso.

Las turbinas y los paneles recibieron cerca de la mitad de los gastos en energías renovables en 2004, de acuerdo con Bloomberg NEF. Este año, las dos tecnologías absorberán el 93% de los gastos globales.

“La realidad es que la energía eólica y la solar adquirieron escala primero”, dijo Gabriel Alonso, ejecutivo de Quantum Energy Partners, una empresa de capital privado con sede en Houston. “Otras formas de energía renovable quedaron acorraladas por el éxito de la eólica y la solar, que ahora es permanente”.

La energía eólica y la solar se han transformado en las principales fuentes nuevas de electricidad en Estados Unidos y partes de Europa. Ese crecimiento está acelerando la desactivación de antiguas plantas de carbón que escupen carbono. Se anticipa que este año caiga el gasto total, en parte debido a un retroceso en China, pero también porque bajaron los precios.

“Si la energía solar y la eólica están tan baratas, ¿por qué deberíamos molestarnos con otra cosa?”, dijo Jenny Chase, analista de BNEF. “Lo demás sencillamente no tiene muchas oportunidades de aplicación en masa”.

Edición Impresa