ASTILLERO

Esperan aprobación de acuerdo con empresa

Esperan aprobación de acuerdo con empresa
Esperan aprobación de acuerdo con empresa

El astillero Balboa, el más grande en la costa del Pacífico, se mantiene cerrado, mientras se conforma la junta directiva de la Autoridad Marítima de Panamá (AMP) para que este sea discutido.

El acuerdo, ahora en desuso, fue negociado entre la AMP y la empresa Mec Shipyards que tenía el contrato de concesión por 20 años desde que se adjudicó la licitación en 2012.

La reactivación de esta estructura ahora está en manos de la junta directiva de la AMP, integrada por 7 miembros, entre estos, un ministro de Estado designado por el Presidente de la República, quien la presidirá.

Pese a que la actual administración gubernamental tiene más de 4 meses de gestión aún no ha procedido a formalizar los integrantes de la directiva de la AMP para darle trámite a los temas que le asigna la ley, entre ellos, el acuerdo con la empresa concesionaria del astillero.

La directiva de la AMP debe estar compuesta por el ministro para Asuntos del Canal, que en su defecto, será reemplazado por el administrador de la Autoridad del Canal de Panamá. Un profesional con conocimiento y experiencia en derecho marítimo. Además, de un empresario con experiencia en el sector marítimo; un profesional destacado en formación de recursos humanos para el sector marítimo; un profesional destacado en Ciencias Náuticas; y un profesional destacado en administración de recursos marinos.

Pese a que la actual administración gubernamental tiene más de 4 meses de gestión aún no ha formalizado la junta directiva de la AMP.



Las operaciones del astillero se suspendieron el año pasado luego del daño en los sellos de una compuerta del dique principal. El desperfecto permitió que se inundara el dique quedando inhabilitado como sitio para reparar embarcaciones.

En este dique se puede acomodar un buque panamax o varios de menor tamaño para recibir servicios de pintura o mantenimiento.

Tras la paralización del astillero cientos de personas se quedaron desempleados. En esta instalación laboraban cerca de mil empleados entre soldadores, pintores, ingenieros, buzos, entre otros. Además se generaban otros empleos indirectos de compañías que daban servicios como suministro de materiales o insumos para los trabajos de reparación. Por ejemplo, arena que se utiliza para limpiar el casco de las embarcaciones antes de ser pintadas.

Como parte de la negociación se trataba de llegar a un entendimiento sin la necesidad de que se presentaran demandas, había adelantado el administrador de la AMP, Noriel Araúz.

Servicio a la industria

Tras el cierre del astillero, muchas embarcaciones han tenido que migrar a otros países de la región para darle mantenimiento a las embarcaciones o realizar alguna reparación.

Representantes del sector coinciden en que la demora en reactivar los servicios del astillero ayudarán a reactivar la economía con más plazas de empleo y la generación de nuevos servicios.

Cuando las embarcaciones están en reparación, se aprovecha para atender otras necesidades que requiera la embarcación como el abastecimiento de productos para consumo humano o incluso un reparación menor dentro del barco. Luego de completar este proceso, la administración debe convocar a una licitación para escoger a un nuevo operador del astillero. Esto podría ser a principios de 2020, según fuentes de la AMP.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL