ENTREVISTA

FAO recomienda fortalecer políticas agropecuarias

FAO recomienda fortalecer políticas agropecuarias
FAO recomienda fortalecer políticas agropecuarias

Panamá debe fortalecer la pequeña y mediana agricultura para reducir las estadísticas de hambre en el país.

+info

El hambre afecta a 42.5 millones de personas en la región

El 10% de la población panameña o unos 400 mil habitantes padece hambre, pero por primera vez en la historia, en Panamá el número de obesos es superior que la cantidad de personas que pasan hambre. El 62% de la población adulta panameña tiene exceso de peso y el 22.5% padece obesidad, advierte Adoniram Sanches Peraci, el nuevo coordinador subregional de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) para Mesoamérica y representante en Panamá.

“La agricultura a gran escala en Panamá va bien, pero el secreto para erradicar el hambre en el país es fortalecer a la pequeña y mediana agricultura”, comenta el representante de la FAO.

“Panamá es un país netamente importador de alimentos muy parecido a Venezuela”. Sin embargo, la relación de alimento, con bioenergía y medidas proteccionistas de países productores demuestra que los importadores no pueden perder esa mirada global del comercio.

Cifras de Panamá

19% de los niños menores de 5 años en el país padecen desnutrición crónica, si bien esta cifra alcanza a casi el 62% en comarcas indígenas, según datos nacionales. 30% de los niños en edad escolar presentan exceso de peso en Panamá.



Ante esta realidad, Sanches Peraci recomienda que los países importadores deben tener estrategias nacionales de seguridad alimentaria, en las que se promuevan la producción de alimentos frescos y saludables.

En este sentido, Panamá está en esa agenda, solo debe hacer ciertos ajustes, comentó Sanches Peraci.

Es un país pequeño con una buena memoria en agricultura, dice. Ahora hay que ver los mecanismo de estímulo, identificar los sectores en que el país es competitivo y acentuar los esfuerzos allí.

En la FAO recomendamos focalizar los instrumentos públicos (banco agrario, extensionismo, innovación tecnológica y financiamiento oportuno). “El calendario agrícola no espera tiempos de burocracia”, sostiene.

Hambre cero 2030

En cuanto al compromiso que asumió Panamá de erradicar el hambre cero a 2030, indicó que el país, al igual que Chile y Uruguay, están en una situación que genera bastante inquietud.

En los últimos tres años la cifra de personas con hambre y pobreza se ha estacado, es por ello que estamos en conversaciones con el Gobierno del presidente Laurentino Cortizo para tratar de darle la vuelta a las estrategias en marcha. Explicó que las actuales estrategias son insuficientes para lograr la meta, considera el representante de la FAO.

En una reunión con el presidente Cortizo le manifestamos que nuestra tendencia en FAO es hablar más de alimentos y menos de agricultura con los países, contó el experto. En este sentido, consideramos que el programa “Estudiar sin Hambre”, es una política pública agresiva con la que se puede lograr la meta, dijo Sanches Peraci.

El programa estatal tiene como objetivo garantizar la nutrición adecuada de los niños en edad escolar y activar la economía local y regional, con la compra de los productos agrícolas que se van a utilizar en los colegios.

Lo que se busca es cómo vincular esa pequeña y media agricultura con la red de abastecimiento de alimentos. En que las personas con escasos recursos puedan tener acceso a alimentos saludables, explicó el brasileño que reemplazó desde principios de este año a Tito Díaz, como coordinador subregional de la FAO para Mesoamérica y representante en Panamá.

El programa Mundial de Alimentos ha trazado como meta establecer reflexiones buenas sobre agricultura y consumo de alimentos saludables.

Lo que se ofrece hoy a los consumidores son productos procesados con altos contenidos de sal y grasas saturadas, lo que es una bomba de tiempo de obesidad entre las personas pobres y de clase media, añade el representante de la FAO en Panamá.

La relación de la FAO con el país va en impulsar programas como “Estudiar sin Hambre”, en consumir la producción local de alimentos, pero con un criterio basado en una buena nutrición. “Hay que hacer un ajuste de las políticas agrícolas, en la que se obtengan productos frescos y saludables que se puedan comercializar en las ferias libres”, recalcó Sanches Peraci.

Edición Impresa