FINANZAS PúBLICAS

FMI pide reducir déficit y los ‘llave en mano’

FMI pide reducir déficit y los ‘llave en mano’
FMI pide reducir déficit y los ‘llave en mano’

Los países que tienen escaso acceso a los mercados de capitales suelen recurrir en mayor medida a los contratos “llave en mano”, ya que la empresa contratista, además de la ejecución, puede aportar el financiamiento.

No es este el caso de Panamá, que tiene amplio acceso a los mercados. “La deuda pública tiene grado de inversión y los diferenciales más bajos de la región. El costo de endeudarse para Panamá es bajo, de manera que no queda claro que se beneficie de tener estos proyectos ‘llave en mano”, apuntó ayer Alejandro Santos, jefe de misión de Panamá del Fondo Monetario Internacional (FMI).

El organismo internacional concluyó una visita oficial a Panamá para evaluar el estado de la economía.

Una de las recomendaciones para las autoridades panameñas es que hagan menos uso de los proyectos “llave en mano”, ya que se complica el registro de los gastos. Aunque se trata de montos relativamente pequeños, -según palabras de Santos- sí se produce un retraso en el registro de los gastos.

En los contratos “llave en mano”, las constructoras financian los proyectos y el Estado los repaga en el tiempo, de acuerdo con un calendario preestablecido. De esta manera, el riesgo es compartido con la empresa privada, pero también se generan ciertos desajustes en el registro de las cuentas, además de encarecer los proyectos, porque el Estado también debe asumir el costo financiero que paga el contratista.

Las líneas 2 y 3 del Metro, las extensiones de la red hacia Villa Zaíta y el aeropuerto de Tocumen, así como la ampliación de la carretera Interamericana hacia las playas son algunos de los proyectos del gobierno de Juan Carlos Varela contratados o por contratar bajo este mecanismo.

En total, entre cuentas por pagar y contratos ya adjudicados, la próxima administración deberá hacer frente a más de $4 mil 400 millones en proyectos de este tipo.

Desempeño económico

Al término de la misión oficial, el organismo rebajó sus estimaciones de crecimiento para Panamá en 2018 y 2019.

Para el año pasado, pendientes aún de conocer el dato oficial de crecimiento, el FMI proyecta un alza de 3.9% en el producto interno bruto (PIB), ritmo inferior al 4.3% previsto anteriormente.

Para este 2019, la proyección se corrigió de 6.3% a 6%. A pesar del ajuste, Santos destacó que se trata de un fuerte ritmo de crecimiento, que estará sostenido por la nueva actividad minera y por la expectativa de recuperación de la construcción, afectado el año pasado por una huelga de trabajadores que se prolongó durante un mes.

El repunte de la actividad económica debería ir acompañado de una consolidación fiscal, que se podría conseguir subiendo los ingresos o bajando los gastos públicos.

El FMI sugiere rebajar el déficit de 2019 desde el 2% previsto en el presupuesto a un 1.5%. Santos explicó que en momentos de mayor crecimiento económico es recomendable generar espacios fiscales para tener capacidad de recurrir a más deuda y dinamizar la economía cuando se reduce el crecimiento.

Edición Impresa