TELEFONíA

Fabricantes de teléfonos se apoyan en los videojuegos

Fabricantes de teléfonos se apoyan en los videojuegos
Fabricantes de teléfonos se apoyan en los videojuegos

Algunos fabricantes de teléfonos inteligentes, buscando diferenciarse para relanzar sus ventas, apuestan por los videojuegos con sus competiciones y sus accesorios específicos. Pero los analistas dudan de que sea eficaz para relanzar un mercado en declive.

En los últimos años, los videojuegos para móviles explotaron hasta el punto de representar casi la mitad (46.2%) del mercado global de este producto en 2018, según un informe del centro Idate.

Para la mayoría de los analistas, la industria del videojuego en el móvil se dirige hacia los jugadores cotidianos en contraste con los jugadores hard-core, más preocupados por las prestaciones que seguirán prefiriendo las consolas, señala Cristina Liberal, analista de Fitch Solutions en coincidencia con el Congreso Mundial del Móvil que abrió en Barcelona.

Varias operaciones en los últimos años reforzaron este segmento del mercado, añade, evocando la compra en 2016 por parte del gigante chino Tencent de la empresa finlandesa Supercell Yo, creadora del popular juego para móviles Clash of Clans.

“ Si no hemos visto todavía muchos dispositivos específicos para jugadores, eso demuestra que no hay una verdadera demanda de ellos”.


Thomas Husson
Vicepresidente de la consultoría Forreste.

A pesar de las actuales limitaciones, se han desarrollado competiciones de videojuegos para smartphone, especialmente en China, donde Tencent lanzó una con su aplicación estrella Honor of Kings. Y el mismo Clash of Clans o su sucesor Clash Royal empiezan a aparecer en la escena eSport para ser jugados desde el móvil.

El videojuego se está convirtiendo en un elemento clave en la concepción de los teléfonos inteligentes, estima Thomas Husson, vicepresidente y analista de la consultoría Forreste. Esto requiere buenas prestaciones y un tiempo de latencia débil, elementos importantes para los fabricantes.

Honor, la segunda marca del grupo Huawei, quiso destacar las ventajas de su nuevo View 20 para jugadores, como su sistema de enfriamiento o la pantalla completa, durante su presentación a finales de año en París.

El principal productor mundial, el surcoreano Samsung, lanzó en 2016 un mando específico para transformar su teléfono de alta gama de entonces, el S8, en una verdadera consola portátil.

El videojuego es muy importante para nosotros, explican en Samsung, pero preferimos demostrarlo en las últimas ediciones de nuestros modelos que pueden responder a varios tipos de necesidades que en modelos especializados.

Y es que aunque los fabricantes tengan cada vez más en cuenta los juegos, todavía son pocos quienes apuestan por dispositivos especializados. Nada que ver con el mercado de ordenadores donde los modelos para gamers son abundantes y normalmente más caros y mucho más potentes.

Compañías como Xiaomi, Asus o ZTE disponen de teléfonos pensados para los videojuegos, y la marca Razer se ha metido de lleno en este nicho. Pero a menudo la diferencia con los aparatos clásicos no queda clara.

La única manera de diferenciarse será modificar algunas características, como la pantalla o la calidad de la batería. Los desarrolladores prefieren dirigirse a jugadores cotidianos, que piden pocas especificaciones y son más lucrativos, explica Liberal.

En un mercado cada vez más competitivo donde las compañías quieren evitar costes superfluos, los fabricantes buscan un buen equilibrio con una perspectiva multiusos.

Edición Impresa