Francia, tema sensible en el BCE

Si Marine Le Pen convence a Francia de adoptar su postura antieuro, probablemente se recurrirá otra vez a Mario Draghi, llamado como salvador de la moneda única. El problema es que esta vez podría no querer, o no poder, hacer todo lo que sea necesario.

De hecho, el presidente del Banco Central Europeo (BCE) y sus colegas no han dado ninguna señal de que se están preparando para las consecuencias de una posible victoria del Frente Nacional el 7 de mayo.

En cambio, los funcionarios señalan en privado una mezcla ad hoc de herramientas de política existentes -como el apoyo de emergencia del banco que mantuvo a Grecia más o menos en funcionamiento durante el período de su referéndum en 2015- que podría desplegarse hasta que quede claro el futuro de la posición de Francia en el euro.

Edición Impresa