TASAS DE INTERÉS

‘Guerra comercial’ modificaría política financiera de la FED

‘Guerra comercial’ modificaría política financiera de la FED
‘Guerra comercial’ modificaría política financiera de la FED

Una guerra comercial obligaría a la Reserva Federal (FED) a decidir entre combatir la desaceleración del crecimiento económico o el alza de precios. Su foco por ahora está muy claro. El presidente estadounidense, Donald Trump, ha propuesto gravar con nuevas tarifas las importaciones de acero y aluminio, excepto para los envíos de algunos de los aliados del país; y ha amenazado con medidas adicionales a productos chinos por hasta 150 mil millones de dólares.

Un alza y ampliación de las tarifas elevaría los precios de los productos afectados, alimentando potencialmente la inflación en Estados Unidos, mientras que debilitaría la actividad económica al golpear la confianza de los consumidores y restringir las condiciones financieras.

Actas de la reunión de política monetaria del banco central del 20 y 21 de marzo mostraron que una fuerte mayoría de los miembros (del consejo) veían un riesgo de medidas de represalia de parte de otros países, así como otros problemas e incertidumbres asociados con la política comercial, como un riesgo a la baja para la economía estadounidense.

Para funcionarios de la FED, esos riesgos superan con creces el impacto del alza puntual de precios por el aumento de las tarifas a las importaciones. Al fin y al cabo, los efectos en la inflación serían similares al que produjo el aumento del precio del petróleo en 2011, así como un colapso en 2014. Esto es, como les gusta decir, un golpe transitorio con escasas implicaciones para las tasas de interés.

“Hasta ahora no está claro que se vaya a producir una diferencia lo suficientemente grande para provocar un cambio significativo en nuestras políticas”, dijo Mark Wright, director de investigación de la FED de Minneapolis, en una entrevista. “El impacto en la inflación sería puntual y por lo tanto no esperaríamos que afecte en el mediano y largo plazo. La mayor preocupación para nosotros es el efecto en la economía”.

Edición Impresa