Industria de carteras mira a las mujeres profesionales

Industria de carteras mira a las mujeres profesionales
Industria de carteras mira a las mujeres profesionales

Los bolsos con compartimentos para organizar no son conocidos por ser elegantes. Son más el ámbito de las madres ocupadas que de las influenciadoras de moda.

Pero con la continua popularidad de la moda relajada y las nuevas líneas conocedoras de las redes sociales como Dagne Dover y Caraa, la conveniencia y la funcionalidad son más importantes para las profesionales sobre la marcha.

Las ventas de los fabricantes de bolsos tradicionales en Estados Unidos cayeron 7% durante los 12 meses que terminaron en mayo de 2019, asegura Beth Goldstein, analista de moda y bolsos de mano de la firma de investigación NPD.

Un punto brillante en la industria, valorada en $8 mil 600 millones en Estados Unidos, son los bolsos con técnicas innovadoras de organización. “El significado del lujo está empezando a cambiar”, dice Goldstein. “Los consumidores están respondiendo a las marcas que resuelven problemas. Ven mucho valor en eso”.

Por ejemplo, Lo & Sons, con sede en Nueva York, se especializa en un bolso dos en uno llamado Seville ($428), que tiene un diseño de carcasa intercambiable para transformarlo en un bolso de viaje.

La línea de bolsos Jemma, lanzada en 2015, presenta un modelo llamado Emma ($395) con bolsillos pensados para cada artículo que se pueda poner en un bolso: una funda para la tableta, un bolsillo para el teléfono, un porta lápiz labial, un bolsillo para las tarjetas de crédito, además de un elegante bolsillo central con cremallera que se puede separar y usar cruzado.

Joanna Lau, fundadora y directora ejecutiva de Jemma, creó el bolso después de no encontrar un bolso que pudiera llevar a trabajar como operadora en Wall Street.

La organizadora profesional Kacy Paide recomienda bolsos de la marca con sede en Montreal Want Les Essentiels por sus elegantes líneas y múltiples bolsillos interiores con cierres magnéticos, que son más fáciles de usar que las cremalleras deslizantes.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL