INFRAESTRUCTURA

Inversores confían que seguirán obras en terminal mexicana

Inversores confían que seguirán obras en terminal mexicana
Inversores confían que seguirán obras en terminal mexicana

Los inversionistas apuestan por la continuidad del nuevo aeropuerto de Ciudad de México, valuado en 13 mil millones de dólares y calificado por el presidente electo Andrés Manuel López Obrador como un desperdicio de dinero de los contribuyentes.

Los 6 mil millones de dólares en bonos con los que cuenta el proyecto apenas se han movido desde que AMLO asegurara el mes pasado que requiere aprobación en un referéndum y no han mostrado mayor variación desde las elecciones del 1 de julio.

Durante su campaña, el presidente electo amenazó con detener su construcción y propuso una alternativa más barata y más alejada de la ciudad.

Los tenedores de bonos confían en que la iniciativa ha avanzado demasiado para que eso suceda ahora. Se iniciaron obras en Texcoco, al este de la capital, mientras que el grupo que gestiona la construcción del aeropuerto ha vendido mil 600 millones de dólares en acciones. Ello sin mencionar a miles de bonistas.

Han avanzado mucho en el desarrollo de este proyecto como para retractarse y decir que ya no lo van a llevar a cabo, afirmó Wilbur Matthews, fundador y director ejecutivo de Vaquero Global Investment, con sede en San Antonio, que posee una pequeña cantidad de bonos aeroportuarios.

Los bonos aeroportuarios mexicanos han superado a los del resto de las empresas latinoamericanas en medio del derrumbe de los mercados emergentes. Su diferencial promedio frente a los bonos del Tesoro de Estados Unidos se ha expandido 49 puntos, en comparación con los casi 65 del resto de la región. México celebrará el referendo en la última semana de octubre, informó AMLO el 17 de agosto. Tal votación será inédita, ya que los referendos no están descritos en la Constitución del país y el presidente electo asume el cargo recién en diciembre.

Edición Impresa