PRODUCCIóN

Invierno moderado enfrió envíos de gas

Invierno moderado enfrió envíos de gas
Invierno moderado enfrió envíos de gas

Los productores de gas natural que la semana pasada disfrutaban del mejor entorno de precios en casi un cuarto de siglo ahora están siendo aplastados.

Un rally en enero en los futuros del gas de Estados Unidos, que estaba en camino de convertirse en el mejor para esa época del año desde 1994, se desvaneció en los dos últimos días del mes debido a que las proyecciones de un invierno moderado causaron pesimismo sobre las perspectivas de la demanda.

No obstante, los inversores ya habían comenzado a deshacerse de las acciones de gas, asustados por el espectro de un exceso de oferta a finales de este año.

Más de 7 mil millones de dólares en valor de mercado han desaparecido en lo que va del año para los ocho mayores productores de gas de Estados Unidos, que tampoco inyectan cantidades significativas de crudo, según cálculos de Bloomberg.

Entre los más afectados se encuentran Southwestern Energy Co., Gulfport Energy Corp. y Range Resources Corp., con pérdidas del 30%, 27% y 22%, respectivamente, desde finales de 2017.

En cuestión de meses se espera que la creciente producción en los pozos de gas de Pensilvania choque de frente contra los crecientes volúmenes de combustible proveniente de los campos del oeste de Texas, donde es un subproducto de la producción de petróleo.

Los envíos del combustible a México y otros mercados extranjeros no están creciendo lo suficientemente rápido como para absorber la explosiva producción de los campos de shale como Marcellus, Eagle Ford y Pérmico.

La zona cero para el choque de suministros en competencia será la costa estadounidense del golfo de México, donde se ubica el primer puerto de exportación de gas del país, así como los gasoductos en tierra que transportan gas a través del Río Bravo para llevarlo a los compradores mexicanos.

Las empresas que aumentaron la producción anticipándose a una subida de los precios impulsada por la demanda a lo largo del Golfo pueden enfrentarse a una realidad completamente diferente.

Edición Impresa